¿Qué tan conectados socialmente están los sobrevivientes de cáncer? La respuesta le puede sorprender.

Memphis, Tennessee, 8 de marzo de 2018

A social connections map for childhood cancer survivors

Mapa de conexiones sociales para los sobrevivientes de cáncer infantil que ilustra la fortaleza de las redes sociales de los individuos.

Las conexiones sociales sólidas han sido relacionadas con vidas felices, saludables y prolongadas.

Los científicos de St. Jude Children’s Research Hospital querían comprender las redes sociales de los sobrevivientes de cáncer jóvenes. Así que desarrollaron una manera nueva de medir las redes sociales. El método observó seis factores, incluyendo si las redes proporcionaron apoyo o consejo práctico y emocional acerca de cómo mantenerse en forma y evitar aumentar de peso.

Los investigadores utilizaron el método para evaluar las redes sociales de sobrevivientes de cáncer adolescentes y adultos jóvenes y sus pares que no eran sobrevivientes de cáncer.  Los participantes del estudio fueron reclutados de un panel de una encuesta nacional en línea. El método de St. Jude fue mejor que los métodos tradicionales para predecir la habilidad de enfrentar las dificultades de la vida.

El método también reveló que los sobrevivientes de cáncer en general tuvieron redes sociales más sólidas que las de sus pares sin cáncer. Pero las redes sociales diferían según el diagnóstico. Los sobrevivientes de linfoma tuvieron las redes mejor posicionadas. Los sobrevivientes de tumor cerebral tuvieron las más débiles, incluso considerablemente más débiles que sus pares.

“Los adolescentes y adultos jóvenes se encuentran en el proceso de establecer su independencia” dijo I-Chan Huang, PhD, del Departamento de Epidemiología y Control Oncológico de St. Jude. “Los estudios anteriores han mostrado que los sobrevivientes de cáncer jóvenes tiene más probabilidad de tener dificultades mentales y físicas”.

“Necesitamos un mejor entendimiento de la conexión entre las redes sociales y la salud para que podamos desarrollar formas de ayudar a la creciente cantidad de sobrevivientes a aprovechar al máximo la vida”.

La investigación se publicó en la revista Cancer.

Más información