Los especialistas en vida infantil ayudan a los pacientes jóvenes a prepararse para el tratamiento de radiación

Memphis, Tennessee, 18 de mayo de 2016

La especialista en vida infantil, Amy Kennedy, ayuda a un paciente a prepararse para la radioterapia.

La especialista en vida infantil, Amy Kennedy, ayuda a un paciente a prepararse para la radioterapia.

La radiación puede ser el mejor tratamiento para los niños con determinados tumores cerebrales, pero también puede dejar a los pacientes estresados y ansiosos. En St. Jude Children’s Research Hospital, los especialistas en vida infantil trabajan con los niños para desarrollar y practicar habilidades para sobrellevar problemas antes de que comience el tratamiento.

En un nuevo estudio realizado por especialistas en vida infantil de St. Jude se determinó que su trabajo también puede ayudar a reducir la necesidad de sedación y disminuir los costos del tratamiento. El estudio incluyó 116 pacientes de St. Jude con tumores del sistema nervioso central, que son los tumores sólidos más frecuentemente diagnosticados en la niñez. Los niños tenían entre 5 y 12 años. La sedación se utiliza con frecuencia para ayudar a que los pacientes permanezcan en la posición exacta para que la radiación llegue al tumor y no al tejido sano cercano.

Los especialistas en vida infantil utilizan el juego, la educación y otras herramientas para ayudar a los pacientes antes y durante la radioterapia cerebral. Esto podría incluir permitir que los niños se recuesten en la camilla para que vean qué se siente al estar completamente quietos durante varios minutos. Estas sesiones de práctica podrían ayudar a reducir o evitar la sedación en los niños durante los tratamientos de radiación. Esto también protegería a los niños de los riesgos de salud asociados a la sedación diaria.

La investigación se publicó en la revista Supportive Care in Cancer.

Lea el comunicado de prensa.

Más información