La siguiente generación de radioterapia en St. Jude

Presentamos el Centro de terapia de protones Red Frog Events de St. Jude

Memphis, Tennessee, 14 de diciembre de 2015

Proton Therapy Center

Con el primer centro de terapia de protones del mundo exclusivamente dedicado a niños, St. Jude combina lo mejor de lo mejor en atención personalizada con una de las formas tecnológicamente más avanzadas de radioterapia disponible para los pacientes.

Una nueva era en St. Jude

Los niños con cáncer merecen el mejor tratamiento posible. También merecen tener la mejor calidad de vida después del tratamiento y durante su vida adulta.

Es por eso que en el St. Jude Children’s Research Hospital somos líderes en la manera de proporcionar una de las formas más sofisticadas de radioterapia a nuestros pacientes. La inauguración del Centro de terapia de protones Red Frog Events de St. Jude marca el inicio de una nueva era en el tratamiento de los cánceres pediátricos, sacando partido de la tecnología innovadora para destruir con precisión las células cancerosas mientras se evita dañar el tejido saludable en el cuerpo en crecimiento de un niño.

Luego de pruebas exhaustivas y desarrollo, la tecnología diseñada para nuestro sistema de terapia de protones obtuvo el sello de aprobación de la Administración de Alimentos y Medicamentos de EE. UU. en el pasado mes de noviembre. Los pacientes tratados en nuestro campus tendrán una atención y un tratamiento inigualables para cánceres agresivos, como por ejemplo tumores cerebrales, algunos sarcomas y tumores sólidos, y linfoma de Hodgkin.

No había ninguna duda de que íbamos a lograr esto algún día; simplemente tuvimos que esperar por la tecnología correcta.

– Thomas Merchant, DO, PhD, Presidente de Radiooncología de St. Jude

La forma más sofisticada de radioterapia

Concentrarse en el efecto letal de la radiación sobre las células cancerosas mientras se evitan daños en los tejidos sanos es un desafío fundamental en la oncología de radiación. Para determinados tipos de cánceres agresivos, la terapia de protones ofrece enormes ventajas a los niños.

Nuestro nuevo sistema de terapia de protones utiliza un haz de radiación muy fino, de unos pocos milímetros de ancho. Con una exactitud de vanguardia y un mapeo preciso, este haz poderoso se aplica directamente sobre el tumor. El haz utiliza protones creados a partir de gas hidrógeno, que se aceleran a más de la mitad de la velocidad de la luz. La naturaleza de los protones permite administrar explosiones de radiación directamente sobre el tumor pero no fuera de él, evitando el tejido sano. Pese a su potencia, los pacientes no sienten el haz de radiación durante el tratamiento.

Cada paciente requiere un proceso de planificación detallado. Se combinan la información clínica y de imaginología para hacer un mapa de las dimensiones exactas del tumor. Armado con esta información, el equipo de radiación determina cuidadosamente cómo ubicar al paciente para aplicar la radiación “punto por punto" y "capa por capa" con más precisión que cualquier otra forma de radioterapia.

Además de proporcionar opciones de tratamiento avanzadas a nuestros pacientes, somos pioneros en una investigación que hará avanzar aún más la aplicación óptima de la terapia con haz de protones en el tratamiento de pacientes pediátricos con tumores cerebrales, tumores sólidos y linfoma de Hodgkin. Muchos de los niños que reciben tratamiento en el centro participarán en un ensayo clínico en St. Jude; los resultados de la investigación de hoy ayudarán a guiar las decisiones de tratamiento para los pacientes del mañana.

La experiencia del paciente

Desde el principio, St. Jude procuró obtener la ayuda de las familias de nuestros pacientes para ayudar a diseñar una atmósfera cálida y acogedora en el centro de terapia de protones. Una vez que un paciente atraviesa las puertas, una escalera musical conduce al corazón del edificio. Allí, son bienvenidos en una sala de espera inspirada en la selva tropical, llena de luz. Por diseño, nuestro nuevo centro cuenta con tres salas de tratamiento de última generación, además de salas de preparación y recuperación para niños que reciben anestesia.

Creemos que lo que se logró aquí en St. Jude es la sala de tratamiento de terapia de protones más avanzada del mundo en la actualidad.

- Jonathan Farr, PhD, DSc, Radiooncología de St. Jude

Desde el momento en que los pacientes llegan a St. Jude son recibidos por un equipo dedicado no solo a tratar su cáncer sino a ayudarlos a atravesar los problemas emocionales y prácticos que surgen durante y después del tratamiento. Desde oncólogos expertos en radiación, enfermeras, trabajadores sociales y especialistas en vida infantil hasta sobrevivientes e investigadores neurocognitivos, el equipo de St. Jude tiene el compromiso de ofrecer una atención centrada en la familia y el paciente.

Obtenga más información acerca del tratamiento de terapia con haz de protones [en inglés]

Una obra de arte, un trabajo hecho con amor

El centro de terapia de protones, pilar de este proyecto de cuatro años de duración y 200 millones de dólares de costo para mejorar las instalaciones clínicas y de laboratorio del hospital, demuestra el compromiso del hospital con la investigación innovadora, el tratamiento y la colaboración.

La construcción sobre la torre que aloja el centro de terapia de protones comenzó en 2011 y requirió de 1 millón y medio de horas de trabajo del personal de construcción para ser terminada. El edificio de vanguardia aloja también quirófanos, una unidad de cuidados intensivos, el nuevo departamento de Biología Informática y el centro Marlo Thomas para educación y colaboración global (Marlo Thomas Center for Global Education and Collaboration).

El equipo para el centro de terapia de protones fue diseñado y construido en sociedad con Hitachi, Ltd., una compañía multinacional con un largo historial en innovación médica. El centro ocupa más de 25 000 pies cuadrados. La grúa, que rota alrededor del paciente para dirigir el haz de protones, tiene tres pisos de alto y pesa más de 100 toneladas. El centro queda en el corazón del campus de St. Jude, proporcionando un acceso sencillo y práctico para los pacientes que reciben tratamiento.

La tecnología revolucionaria, combinada con la atención al paciente excepcional que se encuentra en el centro de terapia de protones Red Frog Events de St. Jude, establece un nuevo estándar de tratamiento para los pacientes con cáncer infantil.

Más información