Estudio estricto descubre que un tratamiento ampliamente usado para las infecciones no es eficaz para los pacientes jóvenes con cáncer

St. Jude Children's Research Hospital encontró que la terapia de bloqueo con etanol no evitó infecciones nuevas o recurrentes en pacientes de cáncer con catéteres venosos centrales y se asoció con un aumento de las complicaciones.

Memphis, Tennessee, 5 de junio de 2018

Kristen Branum, Patricia Flynn, Dr. Joshua Wolf y Kim Allison

De izquierda a derecha: Kristen Branum, Patricia Flynn, Dr. Joshua Wolf y Kim Allison

 

Un tratamiento diseñado para reducir las infecciones en el torrente sanguíneo debidas a los catéteres venosos centrales que funcionó bien en los estudios de laboratorio y se usa comúnmente en todo el mundo, pero que no se ha sometido a pruebas estrictas, no logró proteger a los pacientes jóvenes con cáncer de infecciones nuevas o recurrentes y los dejó en un mayor riesgo de sufrir complicaciones. Investigadores de St. Jude Children's Research Hospital dirigieron el estudio que hoy aparece en línea en la publicación científica The Lancet Infectious Diseases.

El estudio se enfocó en la eficacia de la terapia de bloqueo con etanol para el tratamiento y la prevención de infecciones del torrente sanguíneo y complicaciones relacionadas en pacientes pediátricos de cáncer con catéteres venosos centrales, que se conocen como vías centrales.

Las vías centrales se implantan y conectan quirúrgicamente al torrente sanguíneo, facilitando así las extracciones de sangre y la administración de quimioterapia, fluidos y otros tratamientos sin la necesidad de reiterados pinchazos con aguja. Pero alrededor del 25 por ciento de los pacientes de cáncer pediátricos desarrollan infecciones en el torrente sanguíneo asociadas a la vía central que entorpecen el tratamiento del cáncer y a veces dan como resultado la hospitalización, complicaciones a largo plazo o la muerte. A pesar de la terapia con antibióticos, un tercio de los pacientes desarrollan infecciones persistentes o múltiples e incluso más pacientes son sometidos a cirugías adicionales para reemplazar las vías centrales.

"La terapia de bloqueo con etanol funciona en el laboratorio para matar incluso a comunidades bacterianas duras de erradicar conocidas como biopelículas", dijo el autor principal y corresponsal Joshua Wolf, MBBS, miembro asistente del Departamento de Enfermedades Infecciosas de St. Jude. "Sabíamos anecdóticamente que la terapia de bloqueo con etanol es utilizada en muchos hospitales en un esfuerzo por prevenir infecciones del torrente sanguíneo nuevas o recurrentes debido a las vías centrales en niños con cáncer".

Pero en un ensayo clínico doble ciego, con asignación aleatoria y controlado por placebo realizado en niños y adultos jóvenes con cáncer y trastornos hematológicos, Wolf y sus colegas encontraron que la terapia de bloqueo con etanol no era mejor que la solución salina (placebo) en la prevención de infecciones del torrente sanguíneo nuevas o reiteradas. No fue mejor que el placebo para reducir la cantidad de cirugías de reemplazo de vía central.

Lo que es peor, los pacientes que recibieron terapia de etanol presentaron una probabilidad 2.5 veces mayor que los pacientes del grupo del placebo para desarrollar bloqueos del catéter que requirieron tratamiento con anticoagulantes.

"Sobre la base de estos resultados, la terapia de bloqueo con etanol no debería usarse en forma de rutina en niños con cáncer o trastornos hematológicos", dijo Wolf. "Las infecciones bacterianas graves continúan siendo un problema potencialmente mortal que es el foco de investigaciones actuales intensivas".

El estudio incluyó a 94 pacientes que están siendo tratados en St. Jude y en Australia en el Royal Children's Hospital, Melbourne. Los pacientes estaban todos recibiendo antibióticos para el tratamiento de infecciones del torrente sanguíneo asociadas con la vía central. Los pacientes fueron asignados aleatoriamente al mismo programa de seis meses de tratamiento de la vía central ya fuera con una solución de etanol al 70 % o solución salina.

Aproximadamente el 44 % de los pacientes de ambos grupos desarrollaron infecciones nuevas o recurrentes o requirieron el reemplazo quirúrgico de las vías centrales. Además, el 58 % de los pacientes en el grupo de etanol necesitó anticoagulantes para abrir vías centrales bloqueadas en comparación con cerca de un 33 % en el grupo de placebo.

La autora sénior es Patricia Flynn, M.D. de St. Jude. Los demás autores son Kim Allison, Li Tang, Julie Richardson, Kristen Branum, Jeffrey Rubnitz, Aditya Gaur, Hana Hakim, Yin Su, Sara Federico y Randall Hayden, todos de St. Jude; Tom Connell, Eloise Borello, Francoise Mechinaud, Paul Monagle y Nigel Curtis, todos del Royal Children’s Hospital; y Leon Worth del Centro Oncológico Peter MacCallum en Melbourne, Australia.

La investigación fue financiada en parte por la Subvención para capacitación de investigación del gobierno australiano (Australian Government Research Training Scholarship) y ALSAC, la rama de recaudación de fondos y concientización de St. Jude.