El aumento de la dosis de hidroxiurea ayuda a pacientes jóvenes con anemia drepanocítica a permanecer fuera del hospital

Los investigadores de St. Jude Children's Research Hospital comunican que el aprovechamiento máximo de la dosis de hidroxiurea incrementó los niveles de hemoglobina fetal y redujo las probabilidades de hospitalizaciones para pacientes jóvenes con anemia drepanocítica.

Memphis, Tennessee, 9 de noviembre de 2017

Jeremie Estepp, MD

Jeremie Estepp, MD, dijo que los resultados de los trabajos resaltan la necesidad de mejorar y extender el acceso a la hidroxiurea en los Estados Unidos y a nivel internacional.

Los investigadores de St. Jude Children's Research Hospital han demostrado que el uso del fármaco hidroxiurea para reforzar los niveles promedio de hemoglobina fetal por encima del 20 % en niños y adolescentes con anemia drepanocítica se asoció al menos al doble de reducción de hospitalizaciones por cualquier motivo.

Los resultados del estudio de efectos de la hidroxiurea a largo plazo (hdroxyurea sudy of long-term effects, HUSTLE) financiado con fondos federales aparecieron en Internet esta semana en la publicación American Journal of Hematology.

Los resultados deberían ayudar a resolver el debate sobre cómo optimizar la hidroxiurea para el tratamiento de la anemia drepanocítica en jóvenes. En lugar de calcular una dosis estándar de hidroxiurea en función del peso de los pacientes, los investigadores utilizaron un enfoque de aumento progresivo de la dosis para determinar la dosis máxima tolerada para cada uno de los 230 pacientes de St. Jude inscritos en el estudio.

“Nuestro análisis mostró que, al utilizar este enfoque, las hospitalizaciones del paciente promedio disminuyeron a menos de una cada varios años en lugar de cuatro a seis por año”, dijo el autor principal Jeremie Estepp, M.D., miembro asistente del Departamento de Hematología de St. Jude. “Esto libera los niños de la fiebre, el dolor y otros síntomas de esta enfermedad y les da a ellos y a sus padres más oportunidades de disfrutar de la niñez y la adolescencia”.

La anemia drepanocítica es el trastorno de la sangre hereditario más común. La enfermedad afecta a alrededor de 100 000 residentes de EE. UU. y ocurre con más frecuencia en personas afroamericanas e hispanas. Estas personas heredan una mutación que afecta la proteína hemoglobina que utilizan los glóbulos rojos para transportar oxígeno a todo el cuerpo. En lugar de glóbulos rojos blandos y maleables que se desplazan con facilidad a través de los vasos sanguíneos, la mutación de drepanocitos hace que los pacientes tengan glóbulos rojos que pueden volverse quebradizos y adquirir forma de banana. Las células mutadas obstruyen los vasos sanguíneos y producen dolor, daño en los órganos, accidentes cerebrovasculares y otros síntomas, y también dejan a los pacientes en riesgo de muerte prematura en la mediana edad.

St. Jude fue pionero en el uso de la hidroxiurea para tratar la anemia drepanocítica en niños. El fármaco ahora se ofrece a todos los pacientes con anemia drepanocítica que tienen 9 meses de edad o más. El fármaco aumenta la producción de hemoglobina fetal, que funciona normalmente en personas con anemia drepanocítica. Los datos publicados anteriormente del estudio HUSTLE y otros estudios comunicaron que la hidroxiurea era segura, reducía el riesgo de accidente cerebrovascular y mejoraba el funcionamiento del bazo y de los riñones.

A pesar de los beneficios comprobados de la hidroxiurea, la estrategia de administración de dosis óptima ha generado controversias. También falta evidencia de mejoras en los resultados generales de los pacientes si la hidroxiurea se utiliza para aumentar los niveles de hemoglobina fetal en la sangre en más del 20 %.

Para este estudio, los pacientes recibieron una dosis inicial de hidroxiurea que fue aumentando de manera escalonada hasta que los pacientes alcanzaron una dosis máxima predeterminada (35 miligramos por kilo todos los días o 2000 miligramos todos los días) o tuvieron neutropenia leve. Alrededor del 2 % de los pacientes en este estudio desarrollaron neutropenia transitoria, o nivel bajo de los glóbulos blancos que combaten enfermedades llamados neutrófilos. Más del 75 % de los pacientes habían completado el aumento progresivo de la dosis cuando se analizaron los datos del estudio.

Más de la mitad de los pacientes recibieron una dosis inicial de hidroxiurea de 20 miligramos por kilo. La dosis promedio fue de 27 miligramos por kilo por día cuando el proceso de aumento progresivo de la dosis finalizó, y varió entre los pacientes de 13 a 35 miligramos por kilo por día.

Los registros farmacéuticos sugieren que el cumplimiento de los pacientes fue bueno. Durante todo el estudio que tuvo una duración de cuatro años, casi el 94 % de los pacientes tuvo posesión de su medicamento, lo que superó el promedio nacional. “St. Jude ha invertido en infraestructura clínica, incluidos administradores de casos y otro personal para apoyar y realizar el seguimiento de las familias a fin de asegurarse de que reciban la atención recomendada, incluido el medicamento”, dijo Estepp. “Estos resultados muestran cómo se benefician los pacientes y las familias”.

Los niveles promedio de hemoglobina fetal en los pacientes se elevaron del 9,7 % antes del tratamiento al 21,7 %, un nivel que se mantuvo durante los cuatro años cubiertos en este análisis. En general, el 60 % de los pacientes del estudio lograron niveles de hemoglobina fetal superiores al 20 %.

Las probabilidades de ser hospitalizados por dolor o cualquier motivo eran alrededor del doble para los pacientes con anemia drepanocítica con niveles de hemoglobina fetal del 20 % o menos. El nivel más bajo también se asoció con 2,6 veces más de probabilidades de hospitalización a causa de la enfermedad respiratoria síndrome agudo de pecho, y alrededor de cuatro veces más de probabilidades de ser hospitalizados por fiebre.

“Estos resultados respaldan una estrategia de administración de dosis de hidroxiurea diseñada para producir niveles de hemoglobina fetal que superen el 20 % en un esfuerzo por reducir la hospitalización de niños con anemia drepanocítica”, dijo Estepp. Los investigadores de St. Jude están dirigiendo ahora un ensayo multicéntrico para determinar si los niños pequeños con anemia drepanocítica se beneficiarían con una estrategia de administración de dosis similar o responderían mejor a una dosis estándar.

Estepp dijo que los resultados también resaltan la necesidad de mejorar y extender el acceso a la hidroxiurea en los Estados Unidos y a nivel internacional.

Estepp es el autor principal y corresponsal. La autora sénior es Jane Hankins, M.D., miembro asociado del Departamento de Hematología de St. Jude. Los otros autores son Guolian Kang, Chen Li y Winfred Wang, todos de St. Jude; Matthew Smeltzer y Christina Abrams, del Centro de Ciencias de la Salud de la Universidad de Tennessee, Memphis; Banu Aygun de Steven and Alexandra Cohen Children’s Medical Center, New Hyde Park, Nueva York; Russell Ware de Cincinnati Children’s Hospital Medical Center; y Kerri Nottage, Janssen Research and Development, Raritan, Nueva Jersey.

El estudio fue financiado en parte por subvenciones (HL0990941, HL127162) del Instituto Nacional del Corazón, los Pulmones y la Sangre (National Heart, Lung, and Blood Institute), parte de los Institutos Nacionales de la Salud (National Institutes of Health, NIH); y ALSAC, la organización de recaudación de fondos y concientización de St. Jude.