St. Jude Global: Acerca de nosotros

Asegurar que los niños tengan acceso a atención y tratamiento de calidad, sin importar dónde vivan

 

Desde su fundación en 1962, St. Jude Children's Research Hospital ha mantenido su compromiso de encontrar curas y salvar a los niños con cáncer y otras enfermedades potencialmente mortales a través de investigaciones y tratamientos. Compartimos libremente los descubrimientos de St. Jude con la comunidad científica mundial.

El hospital está dedicado a garantizar que los niños con enfermedades potencialmente mortales tengan acceso a atención y tratamiento de calidad, sin importar dónde vivan.

En un país de ingresos altos como Estados Unidos, el acceso a tratamientos modernos y una sólida asistencia paliativa dieron como resultado índices de cura de más del 80 % para los niños con cáncer. Pero aproximadamente el 90 % de los niños viven en países de ingresos bajos o medios, donde el acceso a una atención oncológica pediátrica de calidad es insuficiente o inexistente. En esos países, la mayoría de los niños con cáncer morirán. La perspectiva es similar para los niños con trastornos sanguíneos potencialmente mortales.

En 1993, St. Jude estableció el Programa de Extensión Internacional (International Outreach Program) para ampliar su impacto global. Mediante el uso de un modelo de “hermanamiento”, St. Jude ha desarrollado relaciones individuales con 24 hospitales en 17 países que se encuentran en zonas de ingresos bajos y medios. Esto incluye instituciones en Brasil, Chile, China, Costa Rica, República Dominicana, Ecuador, El Salvador, Guatemala, Haití, Honduras, Jordania, Líbano, México, Marruecos, Nicaragua, Filipinas y Venezuela.

Los esfuerzos eran principalmente humanitarios: cuando se necesitaba ayuda oncológica pediátrica, St. Jude la proporcionaba. En torno a los centros asociados del hospital surgieron colaboraciones regionales. Al compartir el conocimiento, la tecnología, las destrezas organizativas y los recursos, St. Jude mejora constantemente los resultados en los niños con cáncer.

A pesar de su éxito, el programa afectó a menos del 3 % de los niños con cáncer a nivel mundial. Se necesitaba un enfoque escalable para llegar a más niños y acelerar el progreso.

St. Jude está en condiciones de lograr un gran impacto.

El trabajo realizado a través del Programa de Extensión Internacional ha sembrado semillas para lo que podría ser la iniciativa más ambiciosa que se haya desarrollado alguna vez en oncología y hematología pediátrica global: St. Jude Global.

El Departamento de Medicina Pediátrica Global ha sido creado para acelerar esta iniciativa.

Estamos dando prioridad al enfoque mundial hacia el cáncer infantil, llevando a St. Jude a todo el mundo. Al final, nuestros resultados serán sobre los pacientes. Los niños son quienes nos inspiran, y para ellos trabajamos.

—Carlos Rodriguez-Galindo, MD, Vicepresidente Ejecutivo de St. Jude y Presidente de Medicina Pediátrica Global

 

Departamento de Medicina Pediátrica Global

Formado a principios de 2016, este departamento académico (en inglés) está desarrollando la ciencia de implementación necesaria para lograr los objetivos de St. Jude Global. El cuerpo docente de este departamento está dedicado a mejorar el conocimiento de la ciencia, los sistemas y la metodología de salud global relacionados con el cáncer infantil y los trastornos sanguíneos.

El departamento incluye un cuerpo docente con experiencia en medicina global, economía sanitaria, política de salud global, educación, epidemiología, antropología médica y analítica.

El cuerpo docente de este departamento trabaja para:

  • Desarrollar mejores métodos para estimar la carga mundial del cáncer y los trastornos sanguíneos infantiles.
  • Estudiar los factores sociales, económicos, genéticos y ambientales que causan diferencias en la incidencia y los resultados del cáncer pediátrico a nivel mundial.
  • Desarrollar parámetros de medición de calidad y rendimiento que guíen las iniciativas de formación de la capacidad.
  • Crear estrategias innovadoras para fortalecer los sistemas de salud.
  • Concebir, desarrollar e implementar intervenciones terapéuticas y de atención paliativa que se ajusten a los recursos y sean rentables.
  • Crear una infraestructura de investigación global para respaldar la generación de conocimiento.
  • Definir medios óptimos para capacitar al personal a nivel mundial.
  • Desarrollar mejores prácticas para compartir la experiencia y los recursos.
  • Promover una cultura de investigación que brindará mejoras continuas dentro de cada región a nivel mundial.
 
 

St. Jude Global

St. Jude Global apunta a llevar atención médica sofisticada a los niños de cada rincón del mundo. Dirigido por el Departamento de Medicina Pediátrica Global, St. Jude Global desarrollará redes regionales de colaboradores alrededor del mundo para que todos los niños tengan acceso a atención de calidad contra el cáncer y otras enfermedades que ponen en peligro sus vidas.

En la próxima década, nuestra meta es que todos los niños con cáncer y trastornos de la sangre tengan acceso a una atención de calidad. Esta atención tendrá en cuenta el nivel de recursos de cada institución. Los programas recibirán el conocimiento, apoyo y orientación de parte de nuestro cuerpo docente.

La misión de St. Jude Global es mejorar las tasas de supervivencia de los niños con cáncer y otras enfermedades potencialmente mortales a nivel mundial, al compartir el conocimiento, la tecnología y las destrezas de organización.

Cumpliremos esta misión al concentrarnos en tres objetivos primordiales:

  • Capacitar al personal clínico necesario para cumplir nuestra misión.
  • Desarrollar y fortalecer los sistemas de salud y las iniciativas centradas en el paciente que acompañan todo el espectro de atención que se necesita para los niños con cáncer y enfermedades hematológicas no malignas.
  • Impulsar el conocimiento de la oncología y hematología pediátrica mundial a través de la investigación para mejorar continuamente el nivel y la calidad de la atención proporcionada en todo el mundo.

La visión de St. Jude Global es:

  • Aprovechar el talento y los recursos en St. Jude y en todo el mundo
  • Desarrollar redes regionales fuertes
  • Durante la próxima década, influir en la atención de hasta el 30 % de los niños con cáncer a nivel mundial.