Los medicamentos y la exposición al sol

Pill bottle with warning

Ya llegó el verano y para muchos eso significa pasar mucho tiempo afuera. Cuando realiza actividades al aire libre, recuerde que ciertos medicamentos pueden hacer que su piel o la piel de su niño esté más sensible al sol. Es un proceso que se denomina fotosensibilidad química. Esto significa que la persona tiene una reacción mayor a la luz del sol.

Al estar tomando algunos medicamentos, las personas pueden sufrir severas quemaduras después de estar al sol por un rato. Pueden tener sarpullido, urticaria, picazón y hasta ampollas. Esto puede ocurrir con la exposición directa a la luz del sol o a la luz solar artificial, como la luz de una cama solar o una lámpara solar. Las luces que se usan en los lugares de trabajo o en las casas no provocan este efecto.

A continuación mencionamos algunas medidas que puede tomar para protegerse y proteger a su niño de los efectos dañinos del sol.

  • Primero, conozca los medicamentos que pueden provocar una fuerte reacción adversa por la exposición a la luz solar. Los envases de los medicamentos deben tener una etiqueta que alerten sobre este tipo de efecto colateral. Algunos medicamentos pueden causar fotosensibilidad aun después de haber dejado de tomar el medicamento.
  • Intente evitar la luz solar durante las horas pico, entre las 10a.m. y las 4 p.m. cuando los rayos del sol son más intensos.
  • Cuando esté afuera, use la pantalla solar con una protección mínima de 30 de factor de protección solar (SPF por sus siglas en inglés). Asegúrese de aplicarse la pantalla solar varias veces por día.

Para más información sobre la sensibilidad de su piel o la de su niño, consulte con su médico, farmacéutico o personal de Enfermería.

Shane Cross, Doctorado en Farmacia, Servicios Farmaceúticos

Adaptado del boletín St. Jude para los Padres