Síndromes relacionados con el WT1

¿Qué son los síndromes relacionados con el WT1?

Los síndromes relacionados con el WT1 son afecciones que pueden afectar a los riñones. Las personas con estas afecciones corren un riesgo mayor de desarrollar un tumor renal canceroso conocido como tumor de Wilms o nefroblastoma. El tumor de Wilms es el tipo más común de cáncer renal en niños. Es muy raro que los adultos tengan un tumor de Wilms.

Los síndromes relacionados con el WT1 son hereditarios, lo que significa que se pueden transmitir de padres a hijos.

Es probable que las personas con síndromes relacionados con el WT1 tengan otros problemas médicos además de un riesgo mayor de desarrollar un tumor de Wilms. Entre ellos se incluyen problemas con los órganos reproductores y los ojos, y a veces problemas de comportamiento o de desarrollo. Estos problemas médicos podrían estar o no presentes, dependiendo del tipo de síndrome relacionado con el WT1 que la persona tenga. El tumor de Wilms relacionado con el WT1 puede observarse en familias sin ninguno de esos otros problemas de salud.

A veces las personas con síndromes relacionados con el WT1 tienen un patrón de problemas de salud que pueden agruparse en uno de los siguientes síndromes:

  • Síndrome de WAGR (tumor de Wilms, aniridia, malformación del sistema genitourinario y retraso mental)
  • Síndrome de Denys-Drash
  • Síndrome de Frasier

¿Cuál es el riesgo de cáncer para las personas con síndromes relacionados con el WT1?

Las personas con síndromes relacionados con el WT1 corren un mayor riesgo de desarrollar tumores de Wilms. Por lo general, estos tumores aparecen durante los tres a cinco primeros años de vida. El riesgo de desarrollar tumores de Wilms es distinto según la presencia o ausencia de otros problemas de salud.

Síndrome de WAGR

Las personas con síndrome de WAGR tienen un riesgo del 50% (1 en 2) de desarrollar un tumor de Wilms.

Síndrome de Denys-Drash

Las personas con síndrome de Denys-Drash que tienen un cariotipo 46, XY tienen un riesgo de más del 90% (9 en 10) de desarrollar un tumor de Wilms.

Las personas con síndrome de Denys-Drash tienen además un riesgo más alto de desarrollar un tumor canceroso en ovarios y testículos llamado gonadoblastoma. Como el síndrome de Denys-Drash es muy poco común, se desconoce el nivel exacto de riesgo de gonadoblastoma. Las personas con síndrome de Denys-Drash que tienen un cariotipo 46, XX no se consideran en mayor riesgo para gonadoblastoma.

Síndrome de Frasier

Las personas con síndrome de Frasier tienen un riesgo ligeramente superior de desarrollar tumor de Wilms que las personas sin un síndrome relacionado con el WT1, pero el riesgo general sigue siendo bajo. Como el síndrome de Frasier es muy poco común, se desconoce el nivel exacto de riesgo.

La mayoría de las personas con síndrome de Frasier que tienen un cariotipo 46, XY tienen gónadas (testículos) anormales que no funcionan. Las gónadas podrían desarrollar tumores cancerosos llamados gonadoblastomas. Las personas con síndrome de Frasier que tienen un cariotipo 46, XX suelen tener gónadas (ovarios) normales y no suelen desarrollar gonadoblastomas.

¿Qué otras características físicas se observan en personas con síndromes relacionados con el WT1?

Es probable que las personas con síndromes relacionados con el WT1 tengan otros problemas médicos además del riesgo mayor de tener tumores cancerosos. No todas las personas con un síndrome relacionado con el WT1 tendrán todas las características físicas enumeradas a continuación. Estas características físicas varían según la persona.

Síndrome de WAGR

Las personas con síndrome de WAGR podrían tener uno o más de estos rasgos:

  • Pérdida de la totalidad o parte de la zona coloreada del ojo (iris), una afección llamada aniridia. Esto se observa en la mayoría de las personas con el síndrome.
  • Otros problemas en los ojos, como opacidad del cristalino del ojo (cataratas), aumento de presión en los ojos (glaucoma) y movimientos oculares involuntarios (nistagmo).
  • Defectos en los órganos reproductores (genitales) y en el aparato urinario. Estos defectos se observan principalmente en varones. A menudo las gónadas (testículos) de los varones con síndrome de WAGR no están descendidos. Esto quiere decir que los testículos están en la pelvis, en el abdomen o en la ingle en vez de en el escroto. Las niñas con el síndrome suelen tener órganos reproductores normales. Algunas niñas podrían no tener ovarios en buen funcionamiento, por lo que no podrían quedar embarazadas. También es posible que las niñas tengan un útero en forma de corazón (bicorne), lo que dificulta llevar un embarazo a término.
  • Enfermedad renal (de los riñones) terminal. Con el tiempo podría desarrollarse una insuficiencia renal. Esta característica es generalmente peor en pacientes que recibieron tratamiento por un tumor de Wilms.
  • Discapacidades mentales y de aprendizaje. La mayoría de las personas con síndrome de WAGR muestran cierto grado de retraso cognitivo, si bien la gravedad varía según cada persona.
  • Problemas de conducta, que pueden incluir trastorno de déficit atencional con hiperactividad (TDAH), trastornos del espectro autista, ansiedad, depresión y trastorno obsesivo-compulsivo.

Síndrome de Denys-Drash y síndrome de Frasier

Los problemas físicos de las personas con síndrome de Denys-Drash o síndrome de Frasier con frecuencia son similares. Las personas con estos síndromes podrían desarrollar los siguientes problemas físicos:

  • Defectos en los órganos reproductores (genitales) y en el aparato urinario. Estos defectos se observan principalmente en varones. Algunos niños son genéticamente varones pero tienen órganos reproductores (genitales) externos que no se ven claramente masculinos ni claramente femeninos, llamados genitales ambiguos. A veces, los genitales externos de los varones parecen totalmente femeninos. A menudo las gónadas (testículos) de los varones con síndrome de Denys-Drash no están descendidos. Esto quiere decir que los testículos están en la pelvis, en el abdomen o en la ingle en vez de en el escroto. Las niñas con síndrome de Denys-Drash o síndrome de Frasier suelen tener órganos reproductores normales.
  • Enfermedad renal (de los riñones) terminal. Con el tiempo podría desarrollarse una insuficiencia renal. Esta característica es generalmente peor en pacientes que recibieron tratamiento por un tumor de Wilms.

¿Qué causa los síndromes relacionados con el WT1?

Los síndromes relacionados con el WT1 son causados por cambios en un gen conocido como WT1. Los genes transportan información que indica a las células del cuerpo cómo funcionar. El gen WT1 es necesario para el desarrollo de los riñones y las gónadas (los ovarios en mujeres y los testículos en varones). Dentro de estos tejidos, el gen WT1 ayuda a controlar cómo y cuándo crecen, se dividen y mueren las células.

La mayoría de las personas sin síndromes relacionados con el WT1 son portadoras de dos copias funcionales del gen WT1 en sus células. Una copia es heredada de la madre y la otra, del padre. Las células de las personas con síndromes relacionados con el WT1 son portadoras de una copia funcional del WT1 y una copia alterada. Este cambio hace que el gen no funcione correctamente. Se llama mutación de WT1. El tipo de mutación del WT1 puede ayudar a determinar si el paciente tiene síndrome de WAGR, de Denys-Drash o de Frasier o si tiene un síndrome relacionado con el WT1 que no coincide con ninguno de estos tres.

La mayoría de los niños con síndromes relacionados con el WT1 tiene una nueva mutación de WT1 que no proviene de ninguno de sus padres. Estos niños no tienen antecedentes del síndrome en sus familias. En estos casos, el cambio ocurrió en un óvulo o en un espermatozoide cuando se formó el niño o en una de las células del niño durante el embarazo. Estos niños serán los primeros con síndrome relacionado con el WT1 en sus familias. Unos pocos niños con síndromes relacionados con el WT1 heredaron su mutación de WT1 de uno de sus padres. Sin importar cómo adquirieron los cambios en el WT1, las personas con síndromes relacionados con el WT1 con capacidad de tener hijos tienen un 50% de probabilidades, o 1 en 2 chances, de pasárselo a sus hijos.

En el síndrome de WAGR hay otros genes afectados además del WT1. Entre ellos se incluyen PAX6, que afecta el modo en que se desarrollan los ojos, y el BDNF, que probablemente esté involucrado en el manejo de la comida, la bebida y el peso corporal. Hay investigaciones en curso para buscar aún más genes que pudieran estar afectados en personas con síndrome de WAGR.

¿Cómo se evalúa la presencia de tumores en personas con síndromes relacionados con el WT1?

Las personas con síndromes relacionados con el WT1 deben ser controladas por un médico que conozca bien la afección y se especialice en el tratamiento del tumor de Wilms. El tumor de Wilms suele curarse con el tratamiento adecuado. Los niños con síndromes relacionados con el WT1 deben someterse a evaluaciones regulares para detectar un posible tumor de Wilms lo antes posible. El objetivo de la evaluación es encontrar y tratar los tumores precozmente para permitir que los pacientes obtengan los mejores resultados.

Las evaluaciones recomendadas para niños con síndromes relacionados con el WT1 incluyen las siguientes:

  • Exámenes físicos periódicos realizados por un médico familiarizado con los síndromes relacionados con el WT1.
  • Ecografías renales para evaluar la presencia de un tumor de Wilms. Deben comenzar en el momento del diagnóstico y repetirse cada 3 meses hasta los 8 años de edad. Si se sospecha la presencia de un tumor, deben tomarse imágenes más detalladas mediante tomografía computarizada (TC) o resonancia magnética (RM). El niño debe ser visto por un especialista en cáncer pediátrico (oncólogo pediátrico).
  • Revisiones anuales con el pediatra habitual del niño.
  • Evaluación para testículos sin descender e intervención quirúrgica adecuada para personas con un cariotipo 46, XY y ya sea síndrome de Denys-Drash o de Frasier.

Es posible que las evaluaciones recomendadas cambien con el transcurso del tiempo, a medida que los médicos aprendan más acerca de los síndromes relacionados con el WT1. Los padres deben hablar sobre todas las opciones de evaluación para su hijo con un médico que trabaje habitualmente con síndromes relacionados con el WT1. Como los síndromes relacionados con el WT1 son afecciones complejas, es importante que los padres busquen a un médico experimentado para su hijo.

¿Cómo se hacen las pruebas genéticas para los síndromes relacionados con el WT1?

El médico podría sospechar de síndrome relacionado con WT1 después de estudiar la historia clínica o los antecedentes familiares de una persona. En la mayoría de los casos, un médico o asesor genético hará preguntas acerca de la salud de la persona y de otros miembros de la familia. Todo niño varón que tenga tumor de Wilms y genitales anormales (como testículos no descendidos) debe ser sometido a una prueba de síndrome relacionado con WT1.

El asesor genético o el médico registrarán qué miembros de la familia han desarrollado tumores, qué tipos de tumores y a qué edades aparecieron. A partir de esta información, crearán un árbol genealógico. Los médicos y asesores genéticos observarán el árbol genealógico para descubrir:

  • Si hay más cánceres de lo normal
  • Si los cánceres aparecieron a edades menores de lo esperado
  • Si los tipos de tumores coinciden con los que se podrían observar en personas con síndromes relacionados con WT1, y
  • Si las personas con cáncer tienen otras características físicas o de salud vinculadas con un síndrome relacionado con el WT1.

Si se sospecha que un niño u otros miembros de la familia tienen un síndrome relacionado con el WT1, el médico o el asesor genético probablemente recomienden una prueba genética del gen WT1.

Pruebas genéticas de diagnóstico

Si el médico o el asesor genético sospechan que una persona tiene síndrome relacionado con el WT1, las pruebas de diagnóstico se llevarán a cabo de la siguiente manera:

  • Se extrae una muestra de sangre.
  • Se aísla el ADN a partir de las células de la muestra. Los genes de una persona están hechos de ADN.
  • Se revisan ambas copias del gen WT1 de la persona en busca de posibles cambios. Un especialista en genética compara las dos copias del gen de la persona con un gen WT1 normal. Si hay diferencias, el especialista decide si podrían causar una determinada afección, como un síndrome relacionado con el WT1.
  • Si se encuentra una mutación del WT1, el asesor genético trabajará junto a la familia de las siguientes maneras:
    • Ayudando a la familia a entender los riesgos de padecer cáncer por el síndrome relacionado con el WT1.
    • Averiguando si hay otros miembros de la familia que deberían someterse a las pruebas
    • Ayudando a tomar decisiones sobre pruebas genéticas prenatales.

Si se sospecha de síndrome de WAGR, posiblemente se hagan pruebas genéticas llamadas estudios cromosómicos. Estas pruebas buscan grandes áreas de cambios genéticos que podrían afectar a varios genes a la vez.

Pruebas genéticas prenatales

Los padres pueden someterse a pruebas prenatales para descubrir si un embarazo está afectado con una mutación de WT1 conocida en la familia. Las pruebas pueden realizarse antes del embarazo o durante el mismo.

Las personas que consideren la posibilidad de hacerse pruebas prenatales deben trabajar con un asesor genético para repasar los pros y los contras de las pruebas. El asesor genético puede además ayudar a los padres a tener en cuenta cómo desean manejar los resultados de las pruebas.

Pruebas que tienen lugar antes del embarazo — las pruebas que se hacen antes del embarazo se llaman diagnóstico genético previo a la implantación (PGD, por sus siglas en inglés). Este tipo especial de prueba genética se hace junto con la fertilización in vitro (IVF, por sus siglas en inglés). Las PGD ofrecen una manera de someter a los embriones a pruebas de detección de una mutación de WT1 conocida antes de introducirlos en el útero.

Pruebas que ocurren durante el embarazo — Pruebas que se pueden hacer para ver si un embarazo está afectado con una mutación de WT1 conocida. Un médico recoge células del embarazo en una de dos formas:

  • Muestreo de vellosidades coriónicas (CVS, por sus siglas en inglés), durante el primer trimestre (primeros tres meses)
  • Amniocentesis, durante el segundo trimestre o después (últimos seis meses)

El tejido recolectado se puede analizar para detectar la presencia de la mutación de WT1 encontrada en la familia.

Ambas pruebas conllevan riesgos menores y se debe hablar al respecto con un médico o asesor genético experimentados.

Preocupaciones especiales

Las pruebas genéticas para síndromes relacionados con el WT1 son un proceso complejo. Quienes estén pensando en hacerse pruebas deben tomarse un tiempo para tener en cuenta los beneficios y los riesgos. Antes de someterse a las pruebas, deben hablar acerca del proceso con un asesor genético. Si optan por hacerse las pruebas, deben revisar los resultados de las mismas con el médico o el asesor genético para asegurarse de entender el significado de esos resultados.

A veces los niños o adultos con síndromes relacionados con el WT1 pueden sentirse tristes, ansiosos o enojados. Es posible que los padres que pasan una mutación del WT1 a uno o más de sus hijos se sientan culpables. Algunas personas con una mutación del WT1 podrían tener problemas para obtener cobertura por discapacidad, seguro de vida o seguro de asistencia a largo plazo en algunos estados. Leer más sobre la discriminación genética.

¿Los niños con síndromes relacionados con el WT1 tienen alguna otra necesidad de atención médica especial?

Las personas con síndromes relacionados con el WT1 pueden desarrollar muchos problemas físicos. Por este motivo, los niños podrían necesitar un equipo de atención con distintos tipos de médicos. Estos pueden incluir los siguientes:

  • Nefrólogo pediátrico: se encarga de problemas renales.
  • Oncólogo pediátrico: diagnostica y trata el tumor de Wilms y el gonadoblastoma (tumores de las gónadas).
  • Cirujano y/o urólogo pediátrico:
    • trata el tumor de Wilms.
    • Extirpa quirúrgicamente las gónadas anormales para evitar el gonadoblastoma, si fuera necesario.
    • Puede hacer descender los testículos fuera del abdomen.
    • Puede corregir otros problemas de los aparatos reproductivo y urinario.
  • Endocrinólogo pediátrico: evalúa y gestiona los trastornos del desarrollo sexual.
  • Profesional en genética: proporciona asesoramiento y realiza pruebas genéticas.
  • Neurólogo y/o pediatra del desarrollo: evalúa los retrasos cognitivos y los problemas de comportamiento.
  • Oftalmólogo: trata la aniridia y otros problemas oculares.

Las personas con un síndrome relacionado con el WT1 de todas las edades corren un mayor riesgo de padecer de cáncer. Deben estar atentos a su salud y adoptar hábitos saludables durante toda la vida. Es importante seguir haciéndose revisiones y evaluaciones físicas regulares. De tal forma, cualquier cáncer podrá detectarse precozmente, en su estadio más tratable.

Otras ideas para reducir el riesgo de cáncer incluyen lo siguiente:

  • Llevar una dieta saludable con mucha fruta y verdura
  • Hacer ejercicio regularmente
  • Evitar fumar o usar productos de tabaco
  • Evitar el humo de segunda mano

Las personas con un síndrome relacionado con el WT1 deben estar muy atentas a signos o síntomas generales que pudieran indicar el desarrollo de un tumor de Wilms:

  • Hinchazón o bulto duro en el abdomen (vientre)
  • Fiebre
  • Náuseas
  • Pérdida de apetito
  • Falta de aliento
  • Estreñimiento
  • Sangre en la orina

Es importante obtener ayuda médica si surgiera algo inusual.

El sitio web de St. Jude está diseñado con fines educativos solamente y no intenta proporcionar asesoramiento médico ni servicios profesionales. La información proporcionada a través de este sitio no debería usarse para diagnosticar o tratar un problema de salud o una enfermedad. Esto no es un sustituto de la atención profesional. Si tiene o sospecha que podría tener un problema de salud, debe consultar a su proveedor de atención médica.