Pancitopenia

También llamada: anemia aplásica

¿Qué es la pancitopenia?

El cuerpo contiene tres tipos de células sanguíneas: glóbulos rojos, glóbulos blancos y plaquetas. La anemia ocurre cuando hay muy pocos glóbulos rojos en la sangre. La leucopenia es una afección donde hay muy pocos glóbulos blancos. El bajo recuento de plaquetas se llama trombocitopenia.

La pancitopenia ocurre cuando una persona tiene una disminución de los tres tipos de células sanguíneas. Esto ocurre cuando algo anda mal en la médula ósea, que es donde se forman las células sanguíneas.

La pancitopenia tiene muchas causas posibles:

  • Enfermedades tales como el cáncer, el lupus o trastornos de médula ósea
  • Infecciones
  • Efectos secundarios de medicamentos
  • Toxinas ambientales incluyendo radiación, benceno o arsénico
  • Tratamientos de quimioterapia o radioterapia
  • Trastornos autoinmunes
  • Antecedentes familiares de trastornos hematológicos

En alrededor de la mitad de los casos de pancitopenia, la causa se desconoce (idiopática).

La pancitopenia es grave y no debe ignorarse. Sin tratamiento, puede conducir a síntomas potencialmente mortales que afectan a todo el cuerpo, como escasez de oxígeno y problemas en el sistema inmunitario.

¿Qué tan común es la pancitopenia?

Debido a sus nexos con una amplia gama de enfermedades, la pancitopenia es un problema de las células sanguíneas bastante común. La amplia variedad de causas hace que sea difícil descubrir exactamente cuán a menudo ocurre o qué personas tienen más tendencia a desarrollarla.

¿Cuáles son los signos y síntoma de la pancitopenia?

Una persona con pancitopenia puede tener una amplia gama de síntomas. La lista de síntomas es larga y cada uno puede variar en cuanto a frecuencia y gravedad:

  • Debilidad
  • Fatiga
  • Problemas en la piel como erupciones o moretones de fácil aparición
  • Piel pálida
  • Frecuencia cardíaca rápida
  • Falta de aliento
  • Problemas hemorrágicos como sangrado de encías, hemorragias nasales o hemorragia interna
  • Infecciones

Estos síntomas son más graves y requieren de atención médica urgente:

  • Fiebre de más de 101 grados F (38 grados C)
  • Convulsiones
  • Espasmos
  • Sangrado abundante
  • Falta de aliento grave
  • Confusión
  • Pérdida de conocimiento (desmayo)

Cualquiera de estos síntomas de pancitopenia podría aparecer gradualmente o súbitamente.

¿Cómo se trata la pancitopenia?

El tratamiento de la pancitopenia suele involucrar el tratamiento de los problemas de médula ósea y su causa subyacente. El diagnóstico correcto de la causa raíz de la pancitopenia es importante para aplicar el tratamiento correcto.

Por ejemplo, si la pancitopenia es causada por la exposición a las toxinas, eliminar las toxinas del entorno de la persona podría resolver el problema.

Para la pancitopenia en sí, los tratamientos incluyen lo siguiente:

  • Fármacos que suprimen al sistema inmunitario (si se cree que el sistema inmunitario está atacando la médula ósea)
  • Fármacos que estimulan la médula ósea
  • Trasplante de médula ósea
  • Transfusiones de sangre
  • Trasplante de células madre
  • Monitoreo atento (en casos leves)

¿Cuáles son los índices de supervivencia en los casos de pancitopenia?

Debido a sus múltiples causas, no hay datos consistentes sobre los índices de supervivencia de la pancitopenia.

Por ejemplo, si un recuento de células sanguíneas bajo fuera provocado por una enfermedad grave, como la leucemia, el pronóstico de la pancitopenia podría estar vinculado al de ese cáncer.

¿Por qué elegir St. Jude para el tratamiento de la pancitopenia de su hijo?

  • St. Jude es el único Centro Integral para el Cáncer designado por el Instituto Nacional del Cáncer (National Cancer Institute) exclusivamente dedicado a los niños.
  • La proporción entre enfermeros y pacientes en St. Jude es incomparable: un promedio de 1 por cada 3 en hematología y oncología, y 1 para cada paciente en la Unidad de Cuidados Intensivos.
  • En un estudio reciente, el índice de supervivencia sin eventos fue del 100% en niños que recibieron un trasplante en St. Jude.
  • St. Jude está preparando un estudio para pacientes que no tengan un donante compatible y en quienes la farmacoterapia solo tuvo un éxito parcial. Los investigadores están planeando usar una terapia que cambie el sistema inmunitario de manera diferente a la farmacoterapia. Se espera que esta terapia interrumpa el proceso de la enfermedad y permita que la médula ósea se recupere y vuelva a producir células sanguíneas.
  • St. Jude está también desarrollando un nuevo régimen de trasplante de células madre/médula ósea. Está dirigido a pacientes que no tienen un(a) hermano(a) que sea donante compatible y que no respondan al tratamiento con fármacos.
  • St. Jude tiene uno de los programas de trasplante de células madre más grandes del mundo dedicado a cuidar de niños, adolescentes y adultos jóvenes. Desde que se realizó el primer trasplante de células madre en St. Jude, en 1982, el Programa de trasplantes ha realizado más de 2,500 trasplantes.
  • St. Jude cuenta con la acreditación de la Fundación para la Acreditación de Terapia Celular (Foundation for the Accreditation of Cellular Therapy, FACT) para autotrasplantes y alotrasplantes de sangre periférica y médula ósea en niños y adultos.
  • El Programa de trasplantes en St. Jude ha sido parte del Programa nacional de donantes de médula ósea (NMDP) desde 1990. Nuestro centro también proporciona datos al Registro internacional de trasplantes de médula ósea y al Registro de autotrasplantes de médula ósea.
  • Para mejorar los resultados y reducir efectos secundarios relacionados con los trasplantes, los médicos del Programa de trasplantes de St. Jude trabajan muy de cerca con científicos de laboratorio para trasladar rápidamente los descubrimientos del laboratorio a la clínica.
  • El personal de apoyo de St. Jude ha recibido capacitación especial para atender a niños que reciben trasplantes de células madre.

El sitio web de St. Jude está diseñado con fines educativos solamente y no intenta proporcionar asesoramiento médico ni servicios profesionales. La información proporcionada a través de este sitio no debería usarse para diagnosticar o tratar un problema de salud o una enfermedad. Esto no es un sustituto de la atención profesional. Si tiene o sospecha que podría tener un problema de salud, debe consultar a su proveedor de atención médica.