Osteosarcoma

También llamada: osteosarcoma pediátrico

¿Qué es el osteosarcoma?

El osteosarcoma es un tipo de cáncer de los huesos:

  • El osteosarcoma es el tipo más común de tumor óseo en niños y adolescentes.
  • Este cáncer aparece con mayor frecuencia en los extremos anchos de los huesos largos, como el fémur y la tibia en las partes superior e inferior de la pierna y el húmero en la parte superior del brazo.
  • También puede aparecer en huesos planos que sostienen y protegen órganos vitales, incluidos los huesos de la pelvis y el cráneo.
  • En aproximadamente el 15 y el 20% de los pacientes, el osteosarcoma se habrá propagado para cuando se diagnostique, típicamente a los pulmones pero a veces a otros huesos (más allá del sitio inicial).

¿Qué tan común es el osteosarcoma?

  • El osteosarcoma ocurre con mayor frecuencia en niños y adultos jóvenes, típicamente después de los 10 años de edad.
  • Ocurre levemente con más frecuencia en los niños que en las niñas.
  • Los niños afroamericanos corren un mayor riesgo de desarrollar osteosarcoma que los caucásicos.
  • Cada año, en Estados Unidos, se diagnostica a alrededor de 400 niños y adolescentes menores de 20 años.
  • El osteosarcoma es el tercer cáncer más común entre adolescentes, después de los linfomas y los tumores cerebrales.
  • Es sumamente raro en niños menores de 5 años.
  • Se ha descubierto osteosarcoma en sobrevivientes a largo plazo de otros tipos de cáncer que recibieron tratamiento de radioterapia.
  • Las influencias genéticas pueden jugar un papel en el desarrollo de osteosarcoma. Aproximadamente entre el 3 y el 4% de los niños con osteosarcoma portan mutaciones (cambios) en determinados genes. Entre algunos factores relacionados se incluyen los siguientes:
    • Un cáncer de ojo llamado retinoblastoma
    • Antecedentes de múltiples tipos de cáncer
    • Firmes antecedentes familiares de cáncer, incluyendo cáncer de mama, leucemia, tumores cerebrales y tumores óseos o de tejidos blandos.

¿Cuáles son los síntomas del osteosarcoma?

Los síntomas del osteosarcoma pueden aparecer de semanas a meses antes del diagnóstico. Es posible que no se haga un diagnóstico de inmediato porque los síntomas son comunes a otros problemas de salud.

Es posible que los siguientes síntomas estén presentes en el sitio del tumor:

  • Dolor
  • Hinchazón
  • Disminución del movimiento de la articulación
  • Fractura (menos común)

¿Cómo se diagnostica el osteosarcoma?

Los análisis por un supuesto osteosarcoma incluyen lo siguiente:

  • Análisis de sangre
  • Radiografías y resonancia magnética (MRI) del hueso involucrado
  • Tomografía computarizada (CT) de tórax
  • Tomografía de cuerpo entero para buscar otras áreas del cuerpo a donde pudiera haberse propagado el tumor
  • Siempre debe realizarse una biopsia (extracción de una muestra de tejido para examinar) para hacer el diagnóstico. A veces esto se puede hacer con una biopsia por punción con aguja gruesa, pero a menudo se requiere de una biopsia abierta para obtener suficiente tejido para hacer el diagnóstico.

¿Cómo se trata el osteosarcoma?

El tratamiento del osteosarcoma incluye cirugía y quimioterapia.

  • Cirugía — se usa para extirpar el osteosarcoma.
    • Se debe extirpar todo el cáncer para evitar que reaparezca. También se extirpa una pequeña cantidad de tejido normal alrededor del tumor para asegurarse de que no quede nada de cáncer.
    • Antes de la década de 1970, el único tratamiento disponible era una cirugía de amputación del miembro afectado. Hoy en día, si el osteosarcoma no se ha propagado, el 95% de los pacientes podrá someterse a una cirugía que le salvará el miembro.
  • Quimioterapia (“quimio”) — también se administra para ayudar a tratar y prevenir la reaparición del cáncer. La quimio utiliza medicamentos potentes para matar las células del cáncer o impedir que crezcan, se dividan y elaboren más células cancerosas.
    • La mayoría de los tipos de quimio se inyectan en el torrente sanguíneo para que puedan desplazarse por el cuerpo.
    • Algunos tipos de quimio se pueden administrar por vía oral.
    • La terapia de combinación usa más de un tipo de quimio a la vez y suele usarse para el tratamiento del osteosarcoma.
    • La quimio es fundamental en el tratamiento del osteosarcoma. Entre pacientes a quienes se les extirpó quirúrgicamente el tumor pero no recibieron quimioterpia, el 80% volvió a desarrollar la enfermedad en los pulmones y en otros huesos.

¿Cuáles son los índices de supervivencia en los casos de osteosarcoma?

  • Si la enfermedad está localizada (no se ha propagado a otras áreas del cuerpo), el índice de supervivencia a largo plazo es de entre 70 y 75%.
  • Si el osteosarcoma ya se propagó a los pulmones o a otros huesos en el momento del diagnóstico, el índice de supervivencia a largo plazo es de alrededor del 30%.

¿Por qué elegir St. Jude para el tratamiento del osteosarcoma de su hijo?

  • St. Jude es el único Centro Integral para el Cáncer designado por el Instituto Nacional del Cáncer (National Cancer Institute) exclusivamente dedicado a los niños.
  • St. Jude ha creado más ensayos clínicos para el cáncer que cualquier otro hospital infantil en Estados Unidos.
  • La proporción entre enfermeros y pacientes en St. Jude es incomparable: un promedio de 1 por cada 3 en hematología y oncología, y 1 para cada paciente en la Unidad de Cuidados Intensivos.
  • St. Jude ha sido pionero en técnicas quirúrgicas que evitan la amputación del miembro. Nuestros cirujanos siguen explorando nuevas técnicas que evitan la amputación del miembro para mejorar la supervivencia y ayudar a los niños a llevar vidas normales después del tratamiento.
  • Su hijo tendrá acceso a un equipo estrechamente interconectado de oncólogos pediátricos (médicos especialistas en cáncer), cirujanos, especialistas en tratamientos de radioterapia, especialistas en rehabilitación y enfermeras pediátricas que trabajan juntos para obtener los mejores resultados.
  • Los estudios de laboratorio en St. Jude ayudan a los científicos a entender mejor la biología y el comportamiento del osteosarcoma, tanto en líneas de células tumorales como en modelos animales, como p. ej. ratones. Estos estudios ayudan a los científicos a encontrar factores de riesgo y desarrollar tratamientos usando nuevos agentes.
  • Los profesionales clínicos trabajan codo a codo con los investigadores de laboratorio para llevar los nuevos tratamientos del laboratorio a la práctica clínica.

El sitio web de St. Jude está diseñado con fines educativos solamente y no intenta proporcionar asesoramiento médico ni servicios profesionales. La información proporcionada a través de este sitio no debería usarse para diagnosticar o tratar un problema de salud o una enfermedad. Esto no es un sustituto de la atención profesional. Si tiene o sospecha que podría tener un problema de salud, debe consultar a su proveedor de atención médica.