Neuroblastoma

También llamada: neuroblastoma infantil, neuroblastoma pediátrico

¿Qué es el neuroblastoma?

El neuroblastoma es un tipo muy raro de tumor canceroso que casi siempre afecta a niños.

  • El neuroblastoma se desarrolla a partir de células nerviosas del feto llamadas neuroblastos. Generalmente, a medida que un feto madura y después del nacimiento, los neuroblastos se desarrollan normalmente. A veces se vuelven cancerosos, causando el neuroblastoma.
  • El neuroblastoma puede ser heredado (transmitido por familiares).
  • Los tumores de neuroblastoma en general se desarrollan en las glándulas suprarrenales (ubicadas encima de los riñones), donde se encuentran comúnmente los neuroblastos. Pero los neuroblastomas también pueden comenzar en, o expandirse a, otras áreas, incluidas el tórax, las regiones de la columna vertebral o la médula espinal y el abdomen.

¿Qué tan común es el neuroblastoma?

  • El neuroblastoma representa del 7 al 10 por ciento de los cánceres infantiles.
  • Cada año, se diagnostican 800 nuevos casos en los Estados Unidos.
  • Ocurre levemente con más frecuencia en los niños que en las niñas.
  • El neuroblastoma representa el 50 por ciento de todos los cánceres en bebés, haciéndolo el tumor más común en niños menores de 1 año.
  • La mayoría de los niños con neuroblastoma son diagnosticados antes de cumplir los 5 años.
  • La cantidad de casos de neuroblastoma es aproximadamente la misma en todo el mundo, por lo que los factores ambientales no parecen tener incidencia.

¿Cuáles son los síntomas del neuroblastoma?

El neuroblastoma en general se descubre cuando aparece un tumor o bulto. En muy pocos casos, el descubrimiento se realiza utilizando ecografías fetales.

Los síntomas de neuroblastoma pueden incluir:

  • Una masa dura que no causa dolor en el cuello.
  • Dolor de estómago.
  • Sentirse irritable.
  • Disminución del apetito.
  • Debilidad en las piernas.

¿Cómo se trata el neuroblastoma?

El tratamiento depende de la edad del paciente y de cuánto se haya extendido la enfermedad.

  • Cirugía — se utiliza si el tumor no se ha extendido a otras partes del cuerpo. La eliminación quirúrgica generalmente significa que el paciente permanecerá libre de neuroblastoma.
    • Si el tumor afecta la médula espinal, se utiliza quimioterapia de inmediato en lugar de cirugía, que podría causar parálisis.
    • También se puede usar quimioterapia y otros medicamentos en lugar de cirugía cuando el neuroblastoma ya se haya expandido en el momento que se diagnostica.
  • Quimioterapia (“quimio”) — utiliza medicamentos poderosos para destruir las células del cáncer o impedir que crezcan (se dividan) y formen más células cancerosas:
    • La quimio podrá inyectarse en el torrente sanguíneo para que pueda desplazarse por el cuerpo.
    • Algunos tipos de quimio se pueden administrar por vía oral.
    • La terapia de combinación usa más de un tipo de quimio a la vez.

La radioterapia se puede combinar con la quimioterapia.

  • Radioterapia — usa rayos X de altos niveles de energía u otros tipos de radiación para destruir las células cancerosas o detener su crecimiento:
    • La radiación externa usa máquinas fuera del cuerpo para proporcionar la dosis de rayos X.
    • La radiación interna usa agujas, semillas, cables o catéteres (tubos) para administrar la radiación directamente en o cerca del cáncer.

Los pacientes de alto riesgo reciben tratamientos más intensos. Los pacientes con neuroblastoma se consideran de alto riesgo cuando el tumor no puede ser extraído quirúrgicamente y se ha expandido:

  • A los ganglios linfáticos cercanos al tumor;
  • A otras áreas cercanas al tumor, pero no a otras partes del cuerpo; o
  • A ganglios linfáticos distantes en otras partes del cuerpo como los huesos, la médula ósea, el hígado, la piel u otros órganos.

Para pacientes de alto riesgo, puede usarse quimioterapia de dosis más alta e inmunoterapia combinadas con un trasplante de células madre.

  • Trasplante de células madre — incluye la reposición de las células elaboradoras de sangre en la médula ósea que fueron eliminadas por la quimio o la radioterapia:
    • Un trasplante de células madre administra al paciente nuevas células sanguíneas inmaduras provenientes de la sangre o la médula ósea de un donante. Estas células crecen y se convierten en células sanguíneas saludables que sustituyen a las que el paciente perdió.
    • Algunos tipos de trasplante de células madre pueden llamarse “trasplantes de médula ósea” porque las células provienen de la médula ósea del donante.
    • La inmunoterapia con anticuerpos llamados GD2 junto con GM-CSF e Il-2 se administra al final de la terapia.

¿Cuáles son los índices de supervivencia en los casos de neuroblastoma?

  • Los lactantes tienen una mejor posibilidad que los niños mayores de permanecer libres de neuroblastoma después del tratamiento.
  • Basado en las categorías de riesgo, estos son los índices de supervivencia de cinco años para el neuroblastoma:
    • Para pacientes de bajo riesgo: aproximadamente 95 por ciento.
    • Para pacientes de riesgo moderado: entre 80 y 90 por ciento.
    • Para pacientes de alto riesgo: aproximadamente 50 por ciento.

¿Por qué elegir St. Jude para el tratamiento de neuroblastoma de su hijo?

  • St. Jude es el único Centro Integral para el Cáncer designado por el Instituto Nacional del Cáncer (National Cancer Institute) exclusivamente dedicado a los niños.
  • St. Jude ha creado más ensayos clínicos para el cáncer que cualquier otro hospital infantil en Estados Unidos.
  • La proporción entre enfermeros y pacientes en St. Jude es incomparable: un promedio de 1 por cada 3 en hematología y oncología, y 1 para cada paciente en la Unidad de Cuidados Intensivos.
  • Los científicos de base de St. Jude continúan investigando qué factores causan que las células del neuroblastoma se formen en primer lugar.
  • Los investigadores de St. Jude identificaron la primera mutación genética relacionada a una forma crónica y a menudo mortal de neuroblastoma que comúnmente ataca a adolescentes y jóvenes adultos. El hallazgo proporciona la primera pista acerca de la base genética de la relación entre el resultado del tratamiento y la edad al momento del diagnóstico.
  • Actualmente se está elaborando un nuevo anticuerpo antineuroblastoma en St. Jude para proporcionar otra herramienta para destruir cualquier resto microscópico de la enfermedad.
  • St. Jude tiene un nuevo estudio que combina el anticuerpo GD2 con quimioterapia. Esta combinación podría aumentar la supervivencia para los niños con neuroblastoma.
  • Estamos utilizando nuevas técnicas de imagen para ver si el tumor se ha expandido o responde a la terapia.
  • Los científicos de St. Jude están investigando nuevas formas de extraer las células tumorales de la médula ósea utilizando combinaciones de fármacos o métodos de laboratorio para filtrar las células tumorales.

El sitio web de St. Jude está diseñado con fines educativos solamente y no intenta proporcionar asesoramiento médico ni servicios profesionales. La información proporcionada a través de este sitio no debería usarse para diagnosticar o tratar un problema de salud o una enfermedad. Esto no es un sustituto de la atención profesional. Si tiene o sospecha que podría tener un problema de salud, debe consultar a su proveedor de atención médica.