Mielodisplasia

También llamada: MDS

¿Qué es la mielodisplasia?

La mielodisplasia (MDS) se refiere a un grupo de trastornos relacionados con la incapacidad del cuerpo de producir suficientes células sanguíneas normales. Estas células son producidas por la médula ósea, el material esponjoso que está dentro de los huesos.

La MDS puede reducir la producción de cualquier tipo de células sanguíneas, y a veces de todas:

  • Glóbulos rojos, que transportan oxígeno a los tejidos del cuerpo
  • Glóbulos blancos, que ayudan a proteger contra infecciones y a combatirlas cuando ocurren
  • Plaquetas, que ayudan a la sangre a coagular

Como resultado, los pacientes con MDS tienen más tendencia a desarrollar lo siguiente:

  • Sangrados difíciles de detener, por escasez de plaquetas. El sangrado grave puede llevar a un shock y ser mortal.
  • Anemia, por escasez de glóbulos rojos.
  • Infecciones, por escasez de glóbulos blancos.
    • La MDS reduce las defensas del paciente contra las infecciones virales y bacterianas. Las personas con MDS son más propensas a tener problemas por infecciones con Epstein-Barr, varicela zóster, VIH o SIDA.
    • Las enfermedades como resfríos y neumonía pueden ser más graves e incluso fatales en pacientes con MDS.

En alrededor del 30% de pacientes, la MDS progresa y se transforma en una enfermedad llamada leucemia mielocítica aguda. Entérese de más acerca de la leucemia mielocítica aguda.       

¿Qué tan común es la mielodisplasia?

  • Suele afectar, mayormente, a adultos mayores de 50 años; la MDS en niños es rara.
  • Cada año se reportan menos de 100 casos nuevos en niños en los Estados Unidos.
  • La MDS afecta a niños de todas las edades, pero afecta más a varones que a mujeres.
  • Por motivos que aún no comprendemos, la MDS ocurre con más frecuencia en algunas familias que en otras. Se ha descubierto que los genes anormales transmitidos por uno o ambos padres aumentan las probabilidades de que los niños desarrollen MDS.
  • Algunos trastornos hereditarios pueden llevar a la MDS. Entre ellos:
    • Anemia de Fanconi
    • Síndrome de Shwachman-Diamond
    • Anemia de Diamond-Blackfan
    • Trastorno plaquetario familiar
  • La quimioterapia, en especial combinada con radioterapia, es un factor clave en la aparición de la MDS.
  • La exposición a ciertas sustancias químicas tóxicas, como el humo del tabaco y el benceno, se ha vinculado a la MDS.
  • El tratamiento con determinados medicamentos, como los que se usan para tratar el cáncer, también puede ser un factor.

¿Cuáles son los síntomas de mielodisplasia?

Hasta el 20% de los niños con determinados tipos de MDS no tendrá síntomas. Algunos de los síntomas más notables de la MDS en niños incluyen:

 

  • Sangrado
  • Moretones de fácil aparición
  • Fatiga
  • Pérdida de peso

¿Cómo se trata la mielodisplasia?

El tratamiento más eficaz para la mayoría de los tipos de MDS se llama alotrasplante de células madre/médula ósea. Entérese de más acerca de este tratamiento en: Alotrasplante de células madre/médula ósea.

Otras terapias que se pueden usar para tratar la MDS incluyen:

  • Quimioterapia (“quimio”) — se usa para tratar a pacientes con MDS que corren un riesgo alto de que su enfermedad avance y se convierta en LMA. La quimio utiliza medicamentos poderosos para matar las células del cáncer o impedir que crezcan (se dividan) y produzcan más células cancerosas.
    • La quimio podrá inyectarse en el torrente sanguíneo para que pueda desplazarse por el cuerpo.
    • Algunos tipos de quimio se pueden administrar por vía oral.
    • La terapia de combinación usa más de un tipo de quimio a la vez.
  • Las terapias para la MDS pueden incluir transfusiones de sangre y plaquetas, y antibióticos.

¿Cuáles son los índices de supervivencia en los casos de mielodisplasia?

La MDS tiene un índice de supervivencia a largo plazo de hasta 60% en pacientes tratados con alotrasplante de células madre/médula ósea.

¿Por qué elegir St. Jude para el tratamiento de la mielodisplasia de su hijo?

  • St. Jude es el único Centro Integral para el Cáncer designado por el Instituto Nacional del Cáncer (National Cancer Institute) exclusivamente dedicado a los niños.
  • St. Jude ha creado más ensayos clínicos para el cáncer que cualquier otro hospital infantil en Estados Unidos.
  • La proporción entre enfermeros y pacientes en St. Jude es incomparable: un promedio de 1 por cada 3 en hematología y oncología, y 1 para cada paciente en la Unidad de Cuidados Intensivos.
  • Para mejorar los resultados y reducir los efectos secundarios relacionados con los trasplantes de células madre/médula ósea, los médicos del Programa de trasplantes de St. Jude trabajan muy de cerca con científicos de laboratorio para trasladar rápidamente los descubrimientos del laboratorio a la clínica.
  • El personal de apoyo de St. Jude ha recibido capacitación especial para atender a niños que reciben trasplantes de células madre.

El sitio web de St. Jude está diseñado con fines educativos solamente y no intenta proporcionar asesoramiento médico ni servicios profesionales. La información proporcionada a través de este sitio no debería usarse para diagnosticar o tratar un problema de salud o una enfermedad. Esto no es un sustituto de la atención profesional. Si tiene o sospecha que podría tener un problema de salud, debe consultar a su proveedor de atención médica.