Melanoma

¿Qué es el melanoma?

El melanoma es el tipo de cáncer de piel más grave, porque suele propagarse a otras partes del cuerpo. El melanoma recibe su nombre de los melanocitos, células de la piel que producen un pigmento llamado melanina que le da color a la piel.

La causa más común del melanoma es la exposición a radiación ultravioleta (UV) proveniente de los rayos solares. La melanina ayuda a proteger la piel contra el daño de los rayos UV, como las quemaduras al sol dependiendo de la cantidad que haya en la piel de una persona:

  • Las personas con más melanina y piel más oscura tienen menos probabilidades de desarrollar un melanoma.
  • Las personas que no logran un bronceado y se queman fácilmente con el sol, como aquellas con piel clara, cabello claro y ojos azules, tienen menos melanina y tienen más probabilidades de desarrollar un melanoma.

Otros factores que pueden aumentar las probabilidades de desarrollar un melanoma incluyen los siguientes:

  • Algunas afecciones presentes en el momento del nacimiento, como manchas oscuras grandes llamadas “nevos melanocíticos”.
  • Algunos tipos de lunares (los melanomas pueden o no desarrollarse a partir de un lunar preexistente)
  • Períodos extensos de exposición solar, como tomar baños de sol reiteradamente
  • Exposición a rayos X y a sustancias químicas cancerígenas
  • Uso de cabinas de bronceado
  • Quemaduras solares graves durante la infancia
  • Afecciones genéticas (transmitidas dentro de las familias) como xerodermia pigmentosa y síndrome de Werner

¿Qué tan común es el melanoma?

  • El melanoma es el cáncer de piel menos frecuente en general. Cada año, se diagnostican unos 76,700 nuevos casos en los Estados Unidos.
  • No obstante, el melanoma es el cáncer de piel más común entre los niños. Alrededor del 7% de los distintos tipos de cáncer en niños de entre 15 y 19 años de edad son melanomas. Esta enfermedad es muy poco común en pacientes más jóvenes. El melanoma es más común entre personas de ascendencia caucásica; entre ellas ocurre con una frecuencia cinco veces mayor que entre personas hispanas y 20 veces más que entre personas afroamericanas.
  • La buena noticia es que el melanoma suele diagnosticarse en una etapa precoz, cuando solo está afectada la capa superior de la piel. El Instituto Nacional del Cáncer (National Cancer Institute) estima que, cada año, 48,000 de los casos diagnosticados con melanoma tienen esta forma precoz y sumamente tratable de la enfermedad.

¿Cuáles son los síntomas del melanoma?

Los cambios cutáneos del melanoma incluyen el tamaño, la forma, el color y la “sensación” de un lunar. Para diagnosticar el melanoma en adultos se usa el método “ABCDE”:

  • Asimetría — la forma de una mitad del lunar es diferente a la de la otra mitad
  • Bordes — los bordes son disparejos, difusos o irregulares
  • Color — disparejo, incluye tonalidades negras, azuladas, marrones o tostadas
  • Diámetro — cambios en el tamaño del lunar, por lo general un aumento
  • Evolución — cambios en el lunar en el transcurso de algunas semanas o meses

Pero es posible que el melanoma infantil no coincida con ninguna de estas categorías. Busque lo siguiente:

  • Un lunar que cambia, crece o no desaparece
  • Un lunar de forma rara o grande
  • Un bulto de color pálido o rojo
  • Un lunar o un bulto que pica o sangra

¿Cómo se trata el melanoma?

  • Cirugía — se usa para diagnosticar el melanoma y, por lo general, para tratarlo:
    • Se realiza una biopsia (extracción de una muestra de tejido para examinar) para hacer el diagnóstico.
    • Si el tejido de la biopsia confirma el melanoma, se extirpa todo el lunar o la zona afectada.
    • Si el cáncer se propaga, tal vez se necesite otra cirugía para extirpar tanto como sea posible.
    • Puede que se use una biopsia del ganglio centinela para buscar ganglios linfáticos afectados.
    • A veces la cirugía no es una opción viable. A cambio, se puede tratar al paciente con quimioterapia, inmunoterapia o terapias dirigidas.
  • Quimioterapia (“quimio”) — utiliza medicamentos poderosos para destruir las células del cáncer o impedir que crezcan (se dividan) y formen más células cancerosas.
    • La quimio podrá inyectarse en el torrente sanguíneo para que pueda desplazarse por el cuerpo.
    • Algunos tipos de quimio se pueden administrar por vía oral.
    • La terapia de combinación usa más de un tipo de quimio a la vez.
  • Inmunoterapia — activa el sistema inmunitario y destruye las células del melanoma.
  • Terapia dirigida — usa fármacos que atacan una mutación (cambio) específica en el tumor.

¿Cuáles son los índices de supervivencia en los casos de melanoma?

  • Cuando el melanoma se descubre y se trata en forma precoz es sumamente curable y el índice de supervivencia a cinco años es de más del 90%.
  • Si el cáncer se hubiera propagado cuando se descubre el melanoma:
    • El índice de supervivencia a cinco años es de alrededor del 60% cuando el melanoma se propagó solo a los ganglios linfáticos, que son pequeñas estructuras que ayudan al cuerpo a filtrar las sustancias nocivas.
    • Si el melanoma se propagó más allá de los ganglios linfáticos hacia otras partes del cuerpo, el índice de supervivencia a cinco años es de menos del 20%

¿Por qué elegir St. Jude para el tratamiento del melanoma de su hijo?

  • St. Jude es el único Centro Integral para el Cáncer designado por el Instituto Nacional del Cáncer (National Cancer Institute) exclusivamente dedicado a los niños.
  • St. Jude ha creado más ensayos clínicos para el cáncer que cualquier otro hospital infantil en Estados Unidos.
  • La proporción entre enfermeros y pacientes en St. Jude es incomparable: un promedio de 1 por cada 3 en hematología y oncología, y 1 para cada paciente en la Unidad de Cuidados Intensivos.
  • St. Jude ofrece un equipo dedicado de especialistas para satisfacer las necesidades de los niños con melanoma, incluyendo: cirujanos, médicos y enfermeras que tratan este tipo de cáncer, médicos especializados en diagnóstico (patólogos), dietistas, especialistas en vida infantil, psicólogos, miembros del equipo de Calidad de vida, investigadores, científicos y muchos más.
  • La cirugía completa y de calidad es una parte importante del tratamiento del melanoma. Las destrezas expertas y la experiencia de los cirujanos especializados de St. Jude pueden ayudar a mejorar las probabilidades de los pacientes de obtener los mejores resultados.
  • Experiencia en cirugía: fuimos uno de los primeros centros en utilizar la biopsia de ganglios centinela para el melanoma, hace más de 20 años.
  • El melanoma maligno es muy poco frecuente en niños y nuestro centro ha participado en la investigación de esta enfermedad durante más de 20 años. Usando una secuencia genómica entera de nueva generación, los científicos involucrados con el Proyecto del genoma del cáncer pediátrico de St. Jude Children’s Research Hospital y Washington University caracterizaron los cambios genéticos de varios tipos de melanoma en niños. Los investigadores esperan que este proyecto siente las bases para mejorar las pruebas de diagnóstico, así como también para desarrollar terapias más eficaces para tratar el melanoma.
  • Ofrecemos imaginología con PET (tomografía con emisión de positrones) y linfocentellograma (usado para mapear los ganglios linfáticos centinela, que son los primeros ganglios en recibir linfa de un tumor).
  • Un ensayo clínico completado recientemente en St. Jude fue el primer estudio que utilizó un medicamento llamado interferón alfa pegilado en niños con melanoma de alto riesgo.
  • Un ensayo clínico en marcha en St. Jude involucra a un anticuerpo llamado GD2, que busca y destruye células cancerosas específicas. Este ensayo está abierto a pacientes con neuroblastoma, osteosarcoma o melanoma recidivante.
  • Hay otro estudio que se ofrece a determinados pacientes con melanoma que tienen una mutación (cambio genético) en el gen BRAF. Se ha diseñado un nuevo medicamento que apunta a la mutación del BRAF, que se encuentra en alrededor de la mitad del total de casos de melanoma.
  • Un tercer ensayo está estudiando un fármaco llamado ipilimumab, que permite al sistema inmunitario del niño atacar el melanoma.

El sitio web de St. Jude está diseñado con fines educativos solamente y no intenta proporcionar asesoramiento médico ni servicios profesionales. La información proporcionada a través de este sitio no debería usarse para diagnosticar o tratar un problema de salud o una enfermedad. Esto no es un sustituto de la atención profesional. Si tiene o sospecha que podría tener un problema de salud, debe consultar a su proveedor de atención médica.