La leucemia en los niños

¿Qué es la leucemia?

La leucemia es un cáncer de los glóbulos blancos. Este cáncer comienza en la médula ósea, el tejido esponjoso que se encuentra en el centro de la mayoría de los huesos. La médula ósea saludable produce varios tipos de células sanguíneas, lo que incluye los glóbulos blancos. Los glóbulos blancos normales ayudan a proteger el cuerpo de las enfermedades. Forman parte del sistema inmunitario.

En los niños con leucemia, la médula ósea produce demasiados glóbulos blancos. Los glóbulos blancos (leucemia) son anormales y no protegen el cuerpo ni combaten las enfermedades.

Las células cancerosas de la leucemia pueden crecer lenta o rápidamente. Cuando crecen lentamente, se llama leucemia crónica. Cuando crecen rápidamente, se llama leucemia aguda. La mayoría de las leucemias infantiles pertenecen al tipo agudo. Los niños rara vez presentan tipos crónicos de leucemia.

Leucemias que tratamos

St. Jude Children’s Research Hospital trata a niños con varios tipos de leucemia diferentes, lo que incluye casos difíciles de tratar. Entre estos:

St. Jude también trata a los pacientes con mielodisplasia, un trastorno preleucémico. Hasta el 30 % de los pacientes con mielodisplasia pueden tener AML más adelante.

¿La leucemia es hereditaria?

Si bien tener antecedentes familiares de leucemia puede aumentar el riesgo de tener leucemia, los médicos no saben exactamente en cuánto. Los investigadores de St. Jude descubrieron que los genes cumplen un papel en el desarrollo de la leucemia, pero solo porque un padre, hermano u otro familiar haya tenido leucemia no significa que el niño también la tendrá. En una pequeña cantidad de familias se diagnostica leucemia a varios de sus integrantes. Pero casi todos los que padecen leucemia no tienen antecedentes familiares de la enfermedad.

¿Cómo afecta el cuerpo la leucemia?

Las leucemias con frecuencia “crecen” rápido. Las células de leucemia crecen dividiéndose a la mitad para producir más células de leucemia. Con el tiempo, muchas células de leucemia se pueden formar en la médula ósea y el torrente sanguíneo. Una vez que las células de leucemia están en el torrente sanguíneo, pueden viajar por todo el cuerpo. Con frecuencia van a los gánglios linfáticos, el bazo, hígado, el cerebro, la médula espinal y los testículos. Las células de leucemia pueden evitar que las células sanas funcionen normalmente. Estas células toman los nutrientes y la energía disponibles y privan a las células normales de estos.

¿Qué tan común es la leucemia?

Si bien la leucemia infantil se considera una enfermedad poco común, es el cáncer más habitual que afecta a los niños. Casi el 30 % de los niños y adolescentes con cáncer tienen alguna forma de leucemia.

Entre los diferentes tipos de leucemia infantil, la ALL es el más común. Aproximadamente el 75 % de los niños con un diagnóstico de leucemia tienen ALL.

¿Cuáles son los síntomas de la leucemia?

No todos los niños o adolescentes con leucemia tienen síntomas. Los que sí tienen, pueden tener pocos o muchos síntomas. Los síntomas comunes de la leucemia infantil incluyen:

  • Fiebre
  • Sudoración nocturna
  • Sensación de cansancio
  • Sensación de frío
  • Dolores de cabeza
  • Sensación de mareo o aturdimiento
  • Piel pálida
  • Sensación de falta de aliento
  • Pérdida del apetito
  • Abdomen hinchado
  • Moretones o sangrados de fácil aparición
  • Sangrados nasales frecuentes
  • Sangrado en las encías
  • Puntos planos color rojo oscuro en la piel (petequia) debido a sangrados debajo de la piel
  • Enfermarse con frecuencia
  • Bultos en el cuello, las axilas, el estómago o la ingle (a veces denominados “ganglios inflamados”)
  • Dolor en las articulaciones o los huesos

Los síntomas también pueden ser causados por muchas afecciones además de la leucemia. Hable con el médico si su hijo tiene alguno de estos síntomas.

¿Cómo se diagnostica la leucemia?

Si su niño tiene síntomas de leucemia, el médico realizará un examen físico completo. Se utilizan varias pruebas para el diagnóstico. Entre estas:

  • Hemograma completo (Complete blood count, CBC)—Se obtiene una pequeña muestra de sangre de la vena del niño. Luego se hace un conteo de los diferentes tipos de células sanguíneas en la muestra en el laboratorio. Los niños con leucemia generalmente tienen demasiados glóbulos blancos o muy pocos glóbulos rojos.
  • Frotis de sangre—Se dispersa una pequeña muestra de sangre obtenida de un dedo sobre un portaobjetos. En el laboratorio, los científicos observan la sangre con un microscopio. Las personas con leucemia con frecuencia tienen cantidades anormales de células sanguíneas y cambios en el aspecto de estas células.
  • Aspiración y biopsia de la médula ósea—Generalmente el niño recibe anestesia, un medicamento que provoca sueño, para esta prueba. Se introduce una aguja fina y hueca en el hueso, generalmente en la cadera. Se aspira (extrae) una pequeña cantidad de médula ósea. Para la biopsia, se utiliza una aguja apenas más grande para extraer un pequeño fragmento de hueso. Expertos observan el hueso y la médula ósea en el laboratorio para ver si hay presencia de células de leucemia.

¿Cómo se trata la leucemia?

Generalmente hay tres etapas para el tratamiento de la leucemia.

  1. Inducción—para eliminar las células de leucemia en la sangre y en la médula ósea y poner la enfermedad en remisión (un retorno a los recuentos normales de células sanguíneas).
  2. Consolidación/intensificación—para eliminar del cuerpo las células restantes que podrían comenzar a crecer y causar la reaparición de la leucemia (reincidencia).
  3. Mantenimiento—para destruir cualquier célula de cáncer que pudiera haber sobrevivido las dos primeras fases.

Durante cualquiera de estas fases de tratamiento se podrán usar cuatro tipos de tratamiento:

  • Quimioterapia (“quimio”)—utiliza medicamentos potentes para matar las células del cáncer o impedir que crezcan (se dividan) y formen más células cancerosas.
    • La quimio podrá inyectarse en el torrente sanguíneo para que pueda desplazarse por el cuerpo.
    • Algunos tipos de quimio se pueden administrar por vía oral.
    • La terapia de combinación usa más de un tipo de quimio a la vez.
  • Trasplante de células madre—repone las células elaboradoras de sangre en la médula ósea que fueron eliminadas por la quimio o la radioterapia.
    • Un trasplante de células madre administra al paciente nuevas células sanguíneas provenientes de la sangre o la médula ósea de un donante. Estas células crecen y se convierten en células sanguíneas saludables que sustituyen a las que el paciente perdió.
    • Algunos tipos de trasplante de células madre pueden llamarse “trasplantes de médula ósea” porque las células provienen de la médula ósea del donante.
  • Radioterapia—usa rayos X de altos niveles de energía u otros tipos de radiación para destruir las células cancerosas o detener su crecimiento.
  • Terapia dirigida—usa medicamentos u otros tratamientos que apuntan y atacan células cancerosas específicas sin dañar las células sanas.

¿Cuáles son los índices de supervivencia en los casos de leucemia?

El índice de supervivencia de cinco años después del diagnóstico varía para los distintos tipos de leucemia. El índice de supervivencia de cinco años para los pacientes con AML es de aproximadamente el 70 %, para los pacientes con APL es de aproximadamente el 90 % y para la leucemia aguda de fenotipo mixto es de aproximadamente el 60 %.

Para la ALL, el cáncer infantil más común, el índice de supervivencia de cinco años después del diagnóstico es de más del 85 %. Los pacientes de St. Jude con ALL tienen un índice de supervivencia del 94 %, el mejor resultado del mundo para esta enfermedad.

¿Por qué elegir St. Jude para el tratamiento de la leucemia de su hijo?

  • St. Jude es el único Centro Integral para el Cáncer designado por el Instituto Nacional del Cáncer (National Cancer Institute) exclusivamente dedicado a los niños.
  • St. Jude ha creado más ensayos clínicos para el cáncer que cualquier otro hospital infantil en Estados Unidos.
  • La proporción entre enfermeros y pacientes en St. Jude es incomparable: un promedio de 1 por cada 3 en hematología y oncología y 1 para cada paciente en la Unidad de Cuidados Intensivos.
  • Los estudios del hospital sobre la leucemia han sido pioneros en la forma en que se trata la leucemia infantil en el mundo.
  • St. Jude fue el pionero de los ensayos clínicos ambulatorios en niños con leucemia, reduciendo la necesidad de internaciones.
  • El Proyecto del genoma del cáncer pediátrico de St. Jude Children’s Research Hospital y Washington University está revelando la base genética de algunos de los tipos de cáncer infantil más difíciles de curar.

El sitio web de St. Jude está diseñado con fines educativos solamente y no intenta proporcionar asesoramiento médico ni servicios profesionales. La información proporcionada a través de este sitio no debería usarse para diagnosticar o tratar un problema de salud o una enfermedad. Esto no es un sustituto de la atención profesional. Si tiene o sospecha que podría tener un problema de salud, debe consultar a su proveedor de atención médica.