Infecciones en pacientes inmunocomprometidos

¿Por qué los pacientes inmunocomprometidos contraen más infecciones que otros pacientes?

El sistema inmunitario del cuerpo utiliza una serie de defensas para evitar o eliminar las infecciones. Las infecciones pueden ser causadas por una variedad de organismos, tales como bacterias, virus u hongos. El sistema inmunitario puede verse debilitado (inmunocomprometido) por una serie de enfermedades y sus tratamientos. Estos son algunos ejemplos de lo que puede debilitar las defensas inmunitarias del cuerpo:

  • Lesiones en la piel, el revestimiento de la boca o el resto del tracto gastrointestinal. Esto puede ocurrir como efecto secundario de un medicamento, por la radiación usada para tratar el cáncer o por otros motivos.
  • Bajos recuentos de células que combaten las infecciones, como glóbulos blancos. Esto puede ser provocado por determinados tipos de cáncer o como efecto secundario de los medicamentos usados para tratar el cáncer.
  • Presencia de objetos extraños como catéteres venosos (en una vena) o urinarios (sondas). Los pacientes que tengan estos dispositivos deben tener mucho cuidado de evitar infecciones.

¿Por qué son peligrosas las infecciones en pacientes inmunocomprometidos?

  • Es posible que no se presenten los síntomas habituales. Los pacientes con sistemas inmunitarios débiles tal vez no muestren los signos clásicos de infección tales como enrojecimiento e hinchazón en el sitio de infección. A veces el único síntoma de infección puede ser la fiebre.
  • La infección puede avanzar rápidamente. En ausencia de glóbulos blancos que combatan la infección, la misma puede avanzar rápidamente de una simple fiebre a sepsis y muerte. Por este motivo, se pide a los pacientes con sistemas inmunitarios débiles que tienen bajos recuentos de glóbulos blancos que informen de inmediato si tienen fiebre. En caso de tener fiebre es común que se hospitalice al paciente para que pueda recibir tratamiento con antibióticos intravenosos (IV).
  • Es posible que sus sistemas no respondan rápidamente a la infección. Los pacientes con sistemas inmunitarios débiles pueden tener problemas para eliminar la infección de sus cuerpos. Por ejemplo, una infección viral como la “gripe” puede tardar más en curarse en un paciente con sistema inmunitario débil en comparación con una persona con sistema inmunitario sano.

¿Cómo pueden evitarse las infecciones en pacientes inmunocomprometidos?

Estos son los principios generales de prevención de infecciones en pacientes con sistemas inmunitarios débiles:

  • Mantener una buena higiene de manos. Muchas infecciones se propagan a partir de bacterias o virus que nos quedan en las manos al tocar a las personas u objetos que nos rodean. Lavarse las manos a menudo (con agua y jabón o con desinfectantes para manos a base de alcohol) es la mejor manera de prevenir la propagación de infecciones.
  • Evitar contacto con personas enfermas. Incluso un virus de resfrío común puede hacer que un paciente con un sistema inmunitario débil se enferme gravemente.
  • Vacunarse. Las personas que cuidan de pacientes con sistemas inmunitarios débiles deben darse todas las vacunas recomendadas, incluidas las vacunas contra la gripe y la tos ferina. Los pacientes también deben vacunarse siempre y cuando sus médicos así lo recomienden.

¿Cuáles son los índices de supervivencia para los pacientes con sistemas inmunitarios débiles que contraen una infección?

Como son tantas las distintas enfermedades, afecciones e infecciones que puede contraer un paciente con sistema inmunitario débil, no hay índices de supervivencia realmente útiles a disposición.

En general, las perspectivas de supervivencia para pacientes con sistemas inmunitarios débiles que desarrollan una infección dependen del motivo por el cual el sistema inmunitario resultó comprometido y el tipo de infección presente.

Evitar y tratar agresivamente las infecciones son medidas fundamentales para asegurar un tratamiento oncológico exitoso.

¿Cuándo comenzó el Programa de enfermedades infecciosas de St. Jude y qué es lo que ofrece?

  • El Programa de enfermedades infecciosas de St. Jude comenzó cuando el hospital abrió sus puertas a los pacientes por primera vez, en 1962. Desde entonces, el programa ha crecido: de tener un único médico especialista en enfermedades infecciosas a contar con nueve médicos consultantes de tiempo completo especializados en enfermedades infecciosas. Son expertos en el manejo de infecciones en niños gravemente inmunocomprometidos, incluidos aquellos sometidos a trasplantes de células madre o médula ósea.
  • Los científicos del Centro pediátrico de defensa contra infecciones (Children’s Infection Defense Center) de St. Jude trabajan para desarrollar nuevos agentes y descubrir nuevas terapias para prevenir y tratar infecciones y enfermedades infecciosas.
  • Como St. Jude es un hospital de investigación, sus médicos tienen acceso a las terapias más actualizadas y pueden ofrecer tratamientos diseñados específicamente para cada paciente.

El sitio web de St. Jude está diseñado con fines educativos solamente y no intenta proporcionar asesoramiento médico ni servicios profesionales. La información proporcionada a través de este sitio no debería usarse para diagnosticar o tratar un problema de salud o una enfermedad. Esto no es un sustituto de la atención profesional. Si tiene o sospecha que podría tener un problema de salud, debe consultar a su proveedor de atención médica.