Infección por el virus de inmunodeficiencia humana (VIH)

¿Qué significan los términos VIH y SIDA?

A menudo se habla de VIH (virus de inmunodeficiencia humana) y de SIDA (síndrome de inmunodeficiencia adquirida) como si fueran lo mismo, pero no lo son:

  • El VIH es un virus que ataca el sistema inmunitario del organismo y debilita su capacidad de combatir infecciones.
  • El SIDA es una etapa avanzada de la infección por VIH en la cual el sistema inmunitario está tan débil que es probable que el paciente sufra infecciones y/o tipos de cáncer que generalmente no afectarían a las personas con sistemas inmunitarios normales.
  • Así que, si bien cada paciente con SIDA tiene una infección por VIH, no todos los pacientes infectados con VIH tienen SIDA. El diagnóstico y el tratamiento precoz de la infección por VIH puede prevenir que los pacientes contraigan SIDA.

¿Cómo contraen los niños y jóvenes una infección por VIH?

  • El VIH se contagia de una persona a otra a través del contacto con la sangre y otros determinados fluidos corporales.
    • La mayoría de los niños infectados por VIH adquieren la infección de sus madres infectadas por VIH antes del parto o en el momento del parto. Entre las madres infectadas por VIH que tienen acceso a atención para el VIH y toman medicamentos, las probabilidades de que el bebé se infecte son bajas (menos de 1 en 100).
    • Los adolescentes sexualmente activos pueden adquirir la infección al participar en sexo sin protección. Los Centros para el Control y la Prevención de enfermedades (Centers for Disease Control and Prevention, CDC) indican que aproximadamente una de cada cuatro nuevas infecciones por VIH en los Estados Unidos es de un joven de entre 13 y 24 años de edad. Usar protección de barrera, como un condón, no solo previene la infección contra el VIH sino que también previene otras enfermedades de transmisión sexual, como la sífilis, la hepatitis B y la gonorrea.
  • El VIH no se contagia por estrechar la mano, tocar u otro contacto casual con un paciente infectado por VIH.

¿Cuáles son los síntomas de la infección por VIH en niños y jóvenes?

  • La mayoría de los pacientes infectados por VIH no tienen síntomas durante meses o años.
    • Cada mujer embarazada debería estar dispuesta a hacerse una prueba de VIH; todos los niños nacidos de mujeres infectadas por VIH deberían recibir medicamentos para prevenir la infección por VIH y deberían hacerse pruebas de seguimiento para la infección de VIH.
    • Los CDC recomiendan que todas las personas entre los 13 y los 64 años de edad deberían hacerse una prueba de VIH al menos una vez, sin importar si tienen síntomas o no.
  • Algunos niños infectados por VIH podrían presentar neumonía o incapacidad de aumentar de peso.
  • Algunos jóvenes podrían tener una breve “enfermedad similar a la mononucleosis” con fiebre, dolor de garganta, y ganglios del cuello inflamados, en los días posteriores a la infección.

¿Cómo se diagnostica la infección por VIH en niños y jóvenes?

  • A los niños nacidos de madres infectadas por VIH se les hace un atento seguimiento y análisis de sangre para asegurar que no están infectados por el VIH.
  • En los jóvenes y adultos en los Estados Unidos, la infección por VIH se puede diagnosticar con análisis de sangre o exudados bucales simples y de fácil acceso. Las pruebas de VIH rápidas, fáciles y gratuitas están disponibles en todos los centros del departamento de salud y otros centros comunitarios. Se deben hacer todos los esfuerzos posibles para ayudar a que las personas conozcan su diagnóstico y obtengan tratamiento.

¿Cómo se trata la infección por VIH en niños y jóvenes?

  • Hay muchos medicamentos disponibles para tratar el VIH. Estos medicamentos se conocen como antirretrovirales (ARV) y se pueden combinar, a veces en una píldora a tomar una vez al día. El tratamiento es similar al tratamiento de otras enfermedades crónicas como la diabetes o la presión arterial alta. Hasta que se encuentre una cura para el VIH, la terapia antirretroviral (ARV) debe tomarse según se recete.
  • Al igual que las personas con otras enfermedades crónicas, los pacientes infectados por VIH que son atendidos y reciben tratamiento viven vidas más largas y saludables.

¿Cuándo comenzó el programa de VIH de St. Jude y qué tiene para ofrecer?

En 1987, el fundador de St. Jude, Danny Thomas declaró al SIDA como una enfermedad catastrófica de los niños. Fue entonces que el VIH/SIDA se convirtió en una prioridad de St. Jude. Desde ese momento, el Departamento de Enfermedades Infecciosas de St. Jude ha desarrollado un programa pediátrico amplio y multidisciplinario llamado Unidad de ensayos clínicos de SIDA pediátrico (Pediatric AIDS Clinical Trials Unit, PACTU), que ha sido designado un “Centro de Excelencia” por la Fundación Robert Wood Johnson. El programa de VIH de St. Jude para niños y jóvenes incluye lo siguiente:

  • Un amplio equipo dedicado: El personal consiste de médicos, enfermeros profesionales, enfermeros, trabajadores sociales, farmaceutas, un psiquiatra, un psicólogo, un capellán y un especialista en vida infantil. Todas estas personas se especializan en temas específicos para niños y jóvenes.
  • Continuidad de la atención para el VIH: Los pacientes infectados con VIH desde el nacimiento hasta los 21 años de edad son aceptados en el programa y se les proporciona la atención más actualizada recomendada para el VIH. Los pacientes reciben apoyo hasta los 24 años de edad y luego hacen la transición a un proveedor de atención para adultos de su elección. Un proveedor de atención a la salud puede referir a St. Jude a un niño o joven infectado por VIH usando uno de los métodos de contacto que se indican en el sitio web de referencia de pacientes.
  • Un programa de investigación respetado: El programa de VIH de St. Jude es un centro de investigación bien reconocido que participa en numerosos estudios de los Institutos Nacionales de la Salud (National Institutes of Health, NIH) y de la industria farmacéutica. Apoyado por los NIH, St. Jude es un centro para la Red internacional de ensayos clínicos de SIDA para adolescentes, niños y madres (International Maternal Pediatric Adolescent AIDS Clinical Trials Network, IMPAACT), la Red de ensayos para adolescentes (Adolescent Trials Network, ATN) y el Estudio de cohortes de VIH/SIDA pediátrico (Pediatric HIV/AIDS Cohort Study, PHACS).
  • Ensayos clínicos: A través de los ensayos clínicos, los pacientes en el programa de VIH de St. Jude tienen acceso a investigación de avanzada incluyendo nuevos medicamentos en desarrollo.
  • Un compromiso con la comunidad: El personal clínico de VIH de St. Jude está comprometido con la causa de educación y prevención del VIH en la comunidad. Nuestros médicos, enfermeros profesionales y trabajadores sociales proporcionan educación sobre el VIH y presentaciones de prevención en toda la comunidad y el sistema escolar local.

Para obtener más información sobre el VIH en la comunidad de Memphis, visite: www.hivmemphis.org.

El sitio web de St. Jude está diseñado con fines educativos solamente y no intenta proporcionar asesoramiento médico ni servicios profesionales. La información proporcionada a través de este sitio no debería usarse para diagnosticar o tratar un problema de salud o una enfermedad. Esto no es un sustituto de la atención profesional. Si tiene o sospecha que podría tener un problema de salud, debe consultar a su proveedor de atención médica.