Hepatoblastoma

¿Qué es el hepatoblastoma?

El hepatoblastoma es un tipo de cáncer de hígado que suele encontrarse en bebés y niños de hasta 3 años.

¿Qué tan común es el hepatoblastoma?

El hepatoblastoma es raro; se diagnostica en menos de un niño en un millón.

Los niños tendrán un mayor riesgo de desarrollar hepatoblastoma si tienen uno o más de los siguientes factores:

  • Nacimiento prematuro con  muy bajo peso al nacer
  • Hemihiperplasia — un lado del cuerpo que crece más rápido que el otro
  • Afección hereditaria llamada poliposis adenomatosa familiar. Los miembros de la familia afectados desarrollan múltiples pólipos, inicialmente no cancerosos, en el colon, que se convierten en cancerosos si no se extirpan.
  • Síndrome de Beckwith-Wiedemann. Los bebés con este trastorno son grandes al nacer, desarrollan bajos niveles de glucosa en sangre y suelen tener lenguas grandes, órganos internos grandes y problemas en la zona cercana al ombligo.

¿Cuáles son los síntomas de hepatoblastoma?

Los síntomas de hepatoblastoma incluyen lo siguiente:

  • Abdomen inflamado
  • Dolor en el abdomen (vientre)
  • Dolor de espalda
  • Picazón en la piel
  • Ojos o piel amarillentos (ictericia)
  • Piel y labios pálidos (puede ser una indicación de anemia)
  • Pérdida del apetito
  • Pérdida de peso
  • Vómitos
  • Fiebre

¿Cómo se trata el hepatoblastoma?

  • Cirugía — se utiliza para extirpar todo el tumor. Es la parte más importante del tratamiento. Si estuviera afectado todo el hígado, tal vez sea necesario un trasplante de hígado para extirpar todo el tumor. 
    • En alrededor de la mitad del total de niños con hepatoblastoma, los tumores son pequeños, y los cirujanos pueden extirparlos de inmediato.
    • Si el tumor es grande, por lo general el paciente será sometido a quimioterapia antes de la cirugía, para encoger el tumor y hacer que sea más fácil de extirpar.
  • Quimioterapia (“quimio”) — utiliza medicamentos poderosos para destruir las células del cáncer o impedir que crezcan (se dividan) y formen más células cancerosas. 
    • La quimio para este tipo de cáncer se inyecta en el torrente sanguíneo para que pueda desplazarse por el cuerpo.
    • La terapia de combinación usa más de un tipo de quimio a la vez.

¿Cuáles son los índices de supervivencia en los casos de hepatoblastoma?

  • El índice de supervivencia es de más del 80% si el tumor se encuentra sólo en el hígado y se puede extirpar por completo quirúrgicamente después de la quimioterapia.
  • Los índices de supervivencia para niños cuyos tumores afectan todo el hígado o se han extendido fuera del hígado varían entre el 20 y el 70% de tres a cinco años después del diagnóstico.

¿Por qué elegir St. Jude para el tratamiento del hepatoblastoma de su hijo?

  • St. Jude es el único Centro Integral para el Cáncer designado por el Instituto Nacional del Cáncer (National Cancer Institute) exclusivamente dedicado a los niños.
  • St. Jude ha creado más ensayos clínicos para el cáncer que cualquier otro hospital infantil en Estados Unidos.
  • La proporción entre enfermeros y pacientes en St. Jude es incomparable: un promedio de 1 por cada 3 en hematología y oncología, y 1 para cada paciente en la Unidad de Cuidados Intensivos.
  • St. Jude ofrece un equipo dedicado de especialistas para satisfacer las necesidades de los niños con hepatoblastoma, incluyendo: cirujanos, médicos y enfermeras que tratan este tipo de cáncer, médicos especializados en patología (que harán un diagnóstico al estudiar el tejido del tumor bajo el microscopio) y en radioterapia, expertos en imaginología de diagnóstico y medicina nuclear, asesores genéticos, nutricionistas, especialistas en vida infantil, psicólogos, investigadores, científicos y muchos otros.
  • La cirugía completa y de calidad es una parte importante del tratamiento de los hepatoblastomas. Las destrezas expertas y la experiencia de los cirujanos especializados de St. Jude pueden ayudar a mejorar las probabilidades de los pacientes de obtener los mejores resultados.
  • St. Jude tiene acceso a nuevos medicamentos “experimentales” que se pueden usar si el cáncer regresa o si se vuelve resistente al tratamiento inicial.

El sitio web de St. Jude está diseñado con fines educativos solamente y no intenta proporcionar asesoramiento médico ni servicios profesionales. La información proporcionada a través de este sitio no debería usarse para diagnosticar o tratar un problema de salud o una enfermedad. Esto no es un sustituto de la atención profesional. Si tiene o sospecha que podría tener un problema de salud, debe consultar a su proveedor de atención médica.