Carcinoma hepatocelular

¿Qué es un carcinoma hepatocelular?

El carcinoma hepatocelular es un tipo de cáncer de hígado que suele afectar a personas cuyos hígados se han sometido a esfuerzos adicionales durante largo tiempo debido a infecciones, enfermedades metabólicas o el uso prolongado de determinados medicamentos, incluyendo:

  • Infecciones con hepatitis viral B o C
  • Etanol, la forma de alcohol utilizada en las bebidas alcohólicas
  • Esteroides anabólicos androgénicos

Los niños tienen más probabilidades de desarrollar carcinoma hepatocelular en estos casos:

  • Están infectados con hepatitis B o C, infecciones virales que pueden dañar el hígado con el tiempo (hay una vacuna que protege contra la hepatitis B, pero no hay una para la hepatitis C).
  • Beben mucho alcohol o consumen esteroides anabólicos androgénicos durante mucho tiempo
  • Tienen las siguientes enfermedades o afecciones congénitas (al momento de nacer):
    • Deficiencia de alfa-1 antitripsina
    • Ataxia-telangiectasia
    • Síndrome de Budd-Chiari
    • Galactosemia
    • Hemocromatosis
    • Tirosinemia hereditaria
    • Enfermedad por almacenamiento de glicógeno tipo 1
    • Enfermedad de Wilson

Solo alrededor de un tercio de los niños diagnosticados con carcinoma hepatocelular tiene uno de estos factores de riesgo.

¿Qué tan común es el carcinoma hepatocelular?

  • El carcinoma hepatocelular es muy raro en niños, en especial en los menores de 5 años.
  • Menos de uno en un millón de niños es diagnosticado con esta enfermedad.
  • La enfermedad suele diagnosticarse en niños de entre 12 y 14 años.

¿Cuáles son los síntomas del carcinoma hepatocelular?

Los síntomas de carcinoma hepatocelular incluyen lo siguiente:

  • Inflamación o dolor en el abdomen (vientre)
  • Una masa o bulto del lado superior derecho del abdomen
  • Náuseas y vómitos
  • Pérdida del apetito
  • Pérdida de peso
  • Fiebre

¿Cómo se trata el carcinoma hepatocelular?

El carcinoma hepatocelular no es curable sin la extirpación quirúrgica completa de todo el tumor. Esto podría requerir de un trasplante de hígado si el tumor afecta todo el hígado.  Otros tratamientos pueden incluir lo siguiente:

  • Quimioembolización — se usa para matar el tumor mediante la inyección de cuentas microscópicas (muy pequeñas) en los vasos sanguíneos que abastecen el tumor. Las cuentas bloquean los vasos, por lo que el tumor "se muere de hambre". La quimio se puede usar con quimioembolización.
  • Inyección química — se usa para matar tumores más pequeños inyectando una sustancia química, como etanol, directamente en el tumor.
  • Ablación por radiofrecuencia — se usa para matar el tumor insertando una sonda que envía ondas de radio directamente al tumor.
  • Trasplante de hígado — podría ser la mejor opción para algunos niños si el cáncer no se ha extendido fuera del hígado.
  • Quimioterapia (“quimio”) — utiliza medicamentos potentes para matar las células del cáncer o impedir que crezcan (se dividan) y formen más células cancerosas. Lamentablemente solo un medicamento, llamado sorafenib, ha demostrado enlentecer el progreso del carcinoma hepatocelular. Se toma por vía oral.
    • Se pueden probar otras quimios junto con el sorafenib o si el sorafenib no funciona.
    • La terapia de combinación usa más de un tipo de quimio a la vez.

¿Cuáles son los índices de supervivencia en los casos de carcinoma hepatocelular?

El índice de supervivencia en general es de menos del 30%. No obstante, el paciente podría quedar libre de la enfermedad si se trata de las siguientes maneras:

  • Extirpación completa del tumor
  • Trasplante de hígado, si el cáncer no se ha extendido fuera del hígado

¿Por qué elegir St. Jude para el tratamiento del carcinoma hepatocelular de su hijo?

  • St. Jude es el único Centro Integral para el Cáncer designado por el Instituto Nacional del Cáncer (National Cancer Institute) exclusivamente dedicado a los niños.
  • St. Jude ha creado más ensayos clínicos para el cáncer que cualquier otro hospital infantil en Estados Unidos.
  • La proporción entre enfermeros y pacientes en St. Jude es incomparable: un promedio de 1 por cada 3 en hematología y oncología, y 1 para cada paciente en la Unidad de Cuidados Intensivos.
  • St. Jude ofrece un equipo dedicado de especialistas para satisfacer las necesidades de los niños con carcinoma hepatocelular, incluyendo: cirujanos, médicos y enfermeras que tratan este tipo de cáncer, médicos especializados en patología (que harán un diagnóstico al estudiar el tejido del tumor bajo el microscopio) y en radioterapia, expertos en imaginología de diagnóstico y medicina nuclear, asesores genéticos, nutricionistas, especialistas en vida infantil, psicólogos, investigadores, científicos y muchos otros.
  • La cirugía completa y de calidad es una parte importante del tratamiento del carcinoma hepatocelular. Las destrezas expertas y la experiencia de los cirujanos especializados de St. Jude pueden ayudar a mejorar las probabilidades de los pacientes de obtener los mejores resultados.
  • St. Jude tiene acceso a nuevos medicamentos “experimentales” que se pueden usar si el cáncer regresa o si se vuelve resistente al tratamiento inicial. 

El sitio web de St. Jude está diseñado con fines educativos solamente y no intenta proporcionar asesoramiento médico ni servicios profesionales. La información proporcionada a través de este sitio no debería usarse para diagnosticar o tratar un problema de salud o una enfermedad. Esto no es un sustituto de la atención profesional. Si tiene o sospecha que podría tener un problema de salud, debe consultar a su proveedor de atención médica.