Carcinoma de células renales

También llamada: cáncer de riñón, adenocarcinoma renal, hipernefroma, RCC, cáncer de células renales

¿Qué es el carcinoma de células renales?

Los riñones son órganos del tamaño de un puño, con forma de frijol cuya función principal es filtrar la sangre y eliminar los desechos y el exceso de líquido y sal del organismo. Los canales delgados y largos (túbulos) de los riñones son importantes para ayudar a filtrar los desechos y ayudar al cuerpo a reabsorber determinadas sustancias.

El cáncer en el recubrimiento de estos túbulos se denomina carcinoma de células renales y es el tipo más común de cáncer de riñón. A menudo comienza como un tumor en un riñón que puede propagarse o se ha propagado al otro riñón o a  otras partes del cuerpo, como los pulmones o los ganglios linfáticos.

Estos son los dos tipos más comunes de carcinoma de células renales en adultos:

  • El carcinoma de células renales de tipo células claras, que representa el 80% de todos los carcinomas de células renales.
  • Carcinoma papilar de células renales, que representa del 10% al 15% de todos los carcinomas de células renales.

En niños, los carcinomas papilares de células renales y los carcinomas de células renales asociados con la translocación son los más comunes.

Existen otras varias formas de carcinoma de células renales muy poco comunes. El tipo de enfermedad de una persona se determina por cómo se ven las células bajo el microscopio. El tipo de carcinoma de células renales ayudará a los médicos a decidir el curso de tratamiento.

¿Qué tan común es el carcinoma de células renales?

El carcinoma de células renales representa casi todos los tipos de cáncer de riñón.

  • El carcinoma de células renales representa aproximadamente el 8% de todos los tumores malignos (cancerosos) del riñón. Se presenta con mayor frecuencia en adolescentes y adultos jóvenes. En adultos, hay aproximadamente 64,000 casos nuevos cada año.
  • El carcinoma de células renales es poco común en niños menores de 15 años. En adolescentes de 15 a 19 años, los carcinomas de células renales representan dos tercios de todos los cánceres de riñón.

¿Cuáles son los signos y síntomas del carcinoma de células renales?

El carcinoma de células renales generalmente aparece como sangre en la orina junto con estos síntomas:

  • Dolor sin explicación en el abdomen o la espalda que no desaparece.
  • Una masa o bulto en el abdomen o la espalda.
  • Fatiga (sentirse demasiado cansado).
  • Pérdida de peso rápida o sin explicación.
  • Fiebre.

Con menos frecuencia, algunas personas con carcinoma de células renales tienen estos síntomas:

  • Piel pálida
  • Crecimiento de vello excesivo (en las mujeres)
  • Problemas de visión

Algunas veces el carcinoma de células renales no se detecta precozmente porque al principio podría no haber síntomas notorios.

¿Cómo se trata el carcinoma de células renales?

Al igual que muchos de los tumores que pueden invadir los riñones, el carcinoma de células renales generalmente se trata con cirugía. A menudo esta es la mejor forma de evitar que estos tumores afecten la salud y el funcionamiento del riñón.

Un cirujano podría extirpar sólo el tejido canceroso o una parte del riñón o todo el riñón (nefrectomía). Afortunadamente, la mayoría de las personas pueden vivir vidas saludables con un riñón o incluso con la mayor parte de un riñón.

Los tratamientos que afectan todo el cuerpo por sí solos no funcionan tan bien como la cirugía. De todos modos, un equipo de tratamiento podría recetarlos junto con la cirugía para destruir cualquier célula cancerosa que quede después de la cirugía. Estas opciones de tratamiento incluyen:

  • Quimioterapia (“quimio”) — utiliza medicamentos que matan las células cancerosas y que se administran por boca o por vía intravenosa. Estos medicamentos son tóxicos para todas las células vivas (no solo las cancerosas), por lo que pueden debilitar temporalmente al organismo. Los efectos secundarios pueden incluir fatiga, pérdida del cabello, pérdida del apetito, náuseas, llagas en la boca e infección.
  • Radiación — utiliza partículas de luz de alta energía, como los rayos X o los rayos gamma para destruir el cáncer. Si bien la radiación no es el tratamiento más eficaz para el carcinoma de células renales, a veces los médicos la utilizan para aliviar los síntomas en otras partes del cuerpo a las que el cáncer se haya diseminado.

Para las personas que no pueden someterse o eligen no someterse a una cirugía, las opciones de tratamiento incluyen las siguientes:

  • Espera con observación atenta. Si un tumor es pequeño, un médico podría elegir observarlo y dejar en suspenso cualquier tratamiento hasta que el cáncer crezca o se disemine (se metastatice).
  • Ablación. Se introduce una aguja a través de la piel y dentro del tumor renal. La aguja contiene ya sea un gas para congelar las células cancerosas o una corriente eléctrica para quemar las células cancerosas. La ablación generalmente se utiliza en personas con carcinoma de células renales que tienen tumores pequeños o que no pueden tolerar otros tratamientos.
  • Inmunoterapia (terapia biológica). Estos fármacos, que incluyen la interleucina y el alfa interferón, fortalecen el sistema inmunitario para ayudar al organismo a protegerse de las células cancerosas. Debido a que sus efectos secundarios pueden ser graves e incluso potencialmente mortales, la inmunoterapia a menudo se utiliza como último recurso para las personas con carcinoma de células renales avanzado.
  • Terapia dirigida. Hay disponibles varios agentes que se dirigen a los vasos sanguíneos como por ejemplo axitinib, pazopanib, sorafenib y sunitinib, así como también los inhibidores de mTOR. Los inhibidores de mTOR podrían preferirse sobre otros agentes en pacientes con histología de células no claras.

El estadio del cáncer ayudará a los médicos a decidir el mejor tratamiento. Otros factores para determinar el tratamiento incluyen el estado de salud general, el alivio de los síntomas y los efectos secundarios.

¿Cuáles son los índices de supervivencia para el carcinoma de células renales?

Cuando se encuentre que una persona tiene carcinoma de células renales se determinará el estadio del cáncer. La estadificación incluye determinar qué tan grande es el tumor y qué tanto se han diseminado las células malignas. Cuanto más alto es el estadio del tumor, más avanzado es el cáncer.

Los índices de supervivencia a cinco años con carcinoma de células renales son los siguientes:

  • Estadio I: 90%
  • Estadio II: 80%
  • Estadio III: 70%
  • Estadio IV: 15%

Aproximadamente el 63% de todos los cánceres de riñón se detectan en los primeros estadios.

¿Por qué elegir St. Jude para el tratamiento del carcinoma de células renales de su hijo?

  • St. Jude es el único Centro Integral para el Cáncer designado por el Instituto Nacional del Cáncer (National Cancer Institute) exclusivamente dedicado a los niños.
  • La proporción entre enfermeros y pacientes en St. Jude es incomparable: un promedio de 1 por cada 3 en hematología y oncología, y 1 para cada paciente en la Unidad de Cuidados Intensivos.
  • Su hijo tendrá acceso a un equipo unido de especialistas que incluye: cirujanos, médicos y enfermeras que tratan este tipo de cáncer, médicos especializados en radioterapia, en hormonas (endocrinólogos) y en el diagnóstico (patólogos), expertos en imaginología de diagnóstico y medicina nuclear, dietistas, terapeutas del habla, especialistas de rehabilitación (fisioterapeutas, terapeutas ocupacionales), especialistas en vida infantil, psicólogos, miembros del equipo de Calidad de vida, expertos que ayudan a gestionar y minimizar los efectos a largo plazo o tardíos del tratamiento, investigadores, científicos y muchos más.
  • El equipo médico trabaja codo a codo con los investigadores de laboratorio para llevar los nuevos tratamientos del laboratorio a la práctica clínica.

El sitio web de St. Jude está diseñado con fines educativos solamente y no intenta proporcionar asesoramiento médico ni servicios profesionales. La información proporcionada a través de este sitio no debería usarse para diagnosticar o tratar un problema de salud o una enfermedad. Esto no es un sustituto de la atención profesional. Si tiene o sospecha que podría tener un problema de salud, debe consultar a su proveedor de atención médica.