Un legado de esperanza de vida

A Mercedes Toscana Caballero le encanta entretener a sus amigos en su casa de Pasadena, California, pero la mayor pasión de esta activa mujer de 85 años es hacer todo lo que esté a su alcance para ayudar a los niños de St. Jude.

La Sra. Caballero nació en Guatemala y se mudó muy joven a este país. Hace algunos años, ella leyó un artículo acerca de St. Jude y quedó impresionada por todo el amor que St. Jude brinda a los niños y a sus familias. “La dedicación de todas las personas que trabajan en St. Jude es muy admirable”, dice ella.

 
Loading

Ella se sintió tan inspirada por lo que leyó que decidió incluir a St. Jude en su testamento. “No me tomó mucho tiempo decidirme”, explica. “No tengo mucho, pero me conmueve tanto el trabajo que realiza St. Jude que quiero colaborar”.

A pesar de tener dos hijas y varios nietos, ella tiene la fuerte convicción de que es sumamente importante salvar las vidas de los niños dejando parte de su herencia a St. Jude. “Mis hijas están en una muy buena posición y no necesitan ayuda de su madre”, explica ella. “Saben que recibirán una parte, y que el resto irá a St. Jude para ayudar a los niños”.

Bonitas experiencias

Por donar parte de su legado, la Sra. Caballero es miembro de la Sociedad Danny Thomas de St. Jude, y ella disfruta participando en los Almuerzos de Agradecimiento a los Donantes que se realizan en su ciudad. En uno de estos almuerzos, ella conoció a Elizabeth, una paciente de St. Jude de su área. A sus 12 años, Elizabeth tiene osteogénesis imperfecta, o también conocida como la enfermedad de los huesos de cristal.

“Conocer a la pequeña Elizabeth me impactó muchísimo”, dice ella. “Ella ha tenido problemas desde que nació, y aun así, quiere llegar a ser doctora. Ver lo que atraviesan estos niños me conmueve muchísimo”, dice ella.

Para la Sra. Caballero, una de las cosas más importantes de este año fue su primera visita a Memphis para conocer a St. Jude en persona durante el evento anual de la Sociedad Danny Thomas de St. Jude en abril. “Para mí, fue un viaje extraordinario y muy activo. Nunca lo olvidaré, fue como un sueño hecho realidad”.

La Sra. Caballero anima a otras personas a hacer donaciones a St. Jude para ayudar a los niños en cualquier forma posible. “Creo que todos tenemos una obligación moral”, dice ella. “Estos niños merecen nuestra ayuda, y creo que los éxitos que logra el hospital es gracias a la generosidad de personas como yo, que hacen todo lo que esté a su alcance para ayudar”.