Conozca a nuestros pacientes

Camila

Conozca a Brantley

Brantley es un niño energético y juguetón a quien le gustan los carros, camiones, los superhéroes y los dinosaurios. “Es todo un niño,” dice su mamá, Chasity.

Por un año, Brantley sufrió de convulsiones. La familia iba y regresaba del hospital, mientras los médicos intentaban encontrar la causa de sus convulsiones. Los exámenes revelaron que Brantley padecía de un tumor cerebral llamado astrocitoma anaplásico.

Los padres de Brantley recurrieron a St. Jude Children’s Research Hospital para su tratamiento, que incluye 16 rondas de quimioterapia.

En St. Jude, las familias nunca reciben una factura por su tratamiento, transporte, hospedaje ni alimentación – porque en St. Jude las familias solo se dedican a ayudar a sus hijos a vivir.

“Habiamos visto los comerciales de St. Jude, pero en realidad no sabíamos qué nos esperaba”, dijo Chasity. “St. Jude otorga tanto. Eso nos permite disfrutar de momentos con Brantley en vez de preocuparnos de facturas médicas. Es fabuloso”.

Camila

Conozca a Isabelle

Isabelle siempre ha sido una estudiante con excelentes calificaciones. A ella le gusta el arte, jugar baloncesto y este otoño, comenzará el sexto grado. “Su corazón es tierno y dulce”, dice su mamá, Abi.

A principios de 2016, Isabelle empezó a quejarse de dolores en su pierna. Los meses pasaron, pero el dolor persistía. Una resonancia magnética reveló la causa de sus dolores. Isabelle tenía una masa en su pantorrilla izquierda, que fue identificada como un tipo de cáncer de hueso llamado sarcoma de Ewing. Ese mismo día, Isabelle y su familia viajaron a St. Jude Children’s Research Hospital.

En St. Jude, su tratamiento incluyó 12 semanas de quimioterapia y 30 rondas de radiación. En St. Jude, las familias nunca reciben una factura por su tratamiento, transporte, hospedaje ni alimentación – porque en St. Jude las familias solo se dedican a ayudar a sus hijos a vivir.

“No puedo ni comenzar a explicar lo que St. Jude significa para nosotros”, dijo Abi. “Gracias a este hospital, y gracias a toda la gente acá y todo lo que nos han dado, he podido concentrarme solamente en cuidar de Isabelle”. Actualmente Isabelle regresa a St. Jude para su chequeos regulares.

Camila

Conozca a Jayson

En enero de 2015, Jayson fue diagnosticado con leucemia linfoblástica aguda. Luego de someterse a casi dos años de tratamiento en Puerto Rico, el cáncer de Jayson regresó en 2017.

Fue en ese instante que los médicos recomendaron que la familia fuera a St. Jude Children’s Research Hospital para el tratamiento y cuidado médico de Jayson. En St. Jude el tratamiento de Jayson incluye quimioterapia y un trasplante de médula ósea.

Los tratamientos desarrollados en St. Jude han ayudado a incrementar la tasa de supervivencia del cáncer infantil de un 20% a más de un 80% desde su fundación hace más de 50 años. No descansaremos hasta que ningún niño muera de cáncer.

Leslie, la madre de Jayson, está agradecida por el cuidado y apoyo que han recibido en St. Jude. “Solo tengo una palabra para describir a St. Jude – bendición”, dijo Leslie. “Sin St. Jude, no sé qué hubiéramos hecho”. Jayson es un niño tierno a quien le gusta jugar con sus amigos.

Camila

Conozca a Muhammad

 

En la Navidad de 2015, Muhammad con tan solo 4 años de edad, se comenzó a quejar de dolor de espalda y ni siquiera quería abrir sus regalos. Su mamá, Monique, lo llevó a la sala de urgencias, donde se le diagnosticó con neumonía.

Un mes después, Muhammad no era el niño feliz que solía ser. “Ya no saltaba desde la cama al suelo o hacia volteretas mientras entraba a la cocina para comer”, cuenta Monique.

Un viaje de regreso al hospital resultó en una tomografía computarizada que detectó un tumor. Las pruebas pronto revelaron que Muhammad sufría de neuroblastoma. Él y su familia fueron inmediatamente referidos a St. Jude Children’s Research Hospital, en donde su tratamiento ha incluido quimioterapia, terapia con anticuerpos, un trasplante de sus propias células madre y radioterapia.

Debido a que la mayoría del financiamiento de St. Jude proviene de donaciones individuales, St. Jude tiene la libertad de enfocarse en lo más importante – salvar las vidas de niños sin importar su situación económica. “St. Jude es realmente una bendición”, dijo Monique. Muhammad es un niño inteligente y amoroso a quien le gustan los animales, los dibujos animados y jugar al aire libre. Si el pudiera ser un animal, sería una jirafa.