Sarah, amable y cariñosa

Sarah y su familia vinieron desde México a St. Jude para obtener el mejor tratamiento contra un cáncer de hígado.

En enero del 2015, Sarah Rebeca comenzó a tener fiebres. Sus médicos en México pensaron que tenía una infección y le recetaron antibióticos, pero la fiebre persistía. Sarah Rebeca estuvo en el hospital durante un mes, mientras que los médicos trataban de averiguar qué era lo que le sucedía. Los exámenes revelaron que Sarah sufría de un sarcoma hepático, un tipo de cáncer de hígado. Ella comenzó con tratamientos de quimioterapia, pero después de varias rondas, su condición no mejoraba y el tumor seguía creciendo.

Los primos de Sarah Rebeca habían escuchado acerca de St. Jude Children’s Research Hospital y pidieron a su médico y a los padres de Sarah Rebeca que buscaran opciones de tratamiento en el hospital. Los tratamientos desarrollados en St. Jude han ayudado a incrementar la tasa global de supervivencia del cáncer infantil de un 20 a un  80 por ciento desde que el hospital abrió sus puertas hace más de 50 años.

Sarah Rebeca y su familia llegaron en junio del 2015. En St. Jude, el tratamiento de Sarah Rebeca ha incluido cirugía para remover el tumor, quimioterapia y radiación. "St. Jude ha sido un milagro en nuestras vidas ", dijo Ileana, la madre de Sarah Rebeca. "El tratamiento de Sarah Rebeca ha sido excelente". A Sarah Rebeca le gusta jugar a las princesas, montar en su bicicleta, hacer manualidades, pintar cerámica y el baile. Ileana describe a Sarah Rebeca como una niña feliz, cuidadosa y amable.

Ayúdanos a dar esperanza a niños como Sarah en su lucha contra el cáncer infantil. 

Donar Ahora

 

También te podría interesar...