NaNa, a los 3 años de edad, cáncer de la sangre

Conozca a NaNa

“Cuando no sabes si tu hija va a sobrevivir, es algo muy fuerte de enfrentar. Pero St. Jude salvó a mi niña”.

- Tyquencia, mamá de NaNa

 

Tyquencia se alegró muchísimo de por fin tener una niñita cuando nació NaNa. De cuatro hermanos que tiene NaNa, su favorito es “el gran gordo”, quien es realmente flaco. Él fue el hermano que NaNa más extrañó durante su tratamiento en St. Jude Children’s Research Hospital para combatir la leucemia mieloide aguda, un agresivo cáncer de la sangre.

En octubre de 2016, NaNa comenzó a rechazar sus alimentos y bajó de peso. Una visita a un hospital cercano a su casa reveló que ella padecía de leucemia a tan solo un año de edad. Ella fue rápidamente referida a St. Jude.

 

“Un día todo estaba bien, pero el próximo, teníamos que ir a Memphis”, dijo Tyquencia. “Tenía que ir a salvar a mi hija y hacer el sacrificio para que ella estuviera en la mejor situación posible, a pesar de que yo extrañaba a mis otros niños”.

NaNa fue sometida a seis rondas de quimioterapia con resultados pocos satisfactorios y luego recibió un trasplante haploidéntico – un procedimiento introducido por St. Jude – con Tyquencia, su mamá, actuando como su donante.

St. Jude patient NaNa

“Profundamente dentro de mí, no sabes cuantas noches lloré, cuantas noches oré”, dijo Tyquencia. “Cuando no sabes si tu hija va a sobrevivir, es algo muy fuerte de enfrentar. Pero St. Jude salvó a mi niña”.

Los tratamientos desarrollados en St. Jude han ayudado a incrementar la tasa de supervivencia del cáncer infantil de un 20% a más de un 80% desde su fundación hace más de 50 años. No descansaremos hasta que ningún niño muera de cáncer.

 

Hoy, NaNa tiene 3 años de edad y se encuentra libre de cáncer. Ella tiene una abundancia de energía y Tyquencia cuenta que, a pesar de todo el dolor, NaNa nunca dejó de sonreír. Ella se reencontró con “el gran gordo” y el resto de sus hermanos cuando cumplió 100 días después de su trasplante y ahora regresa a St. Jude para sus chequeos regulares.

Ayude a familias como la de NaNa a enfocarse en lo más importante

En St. Jude, las familias nunca reciben una factura por nada – para dedicarse completamente a ayudar a sus hijos a vivir.

Donar Ahora

 

Conozca a más pacientes