Kevin es papá de Kayla, ambos paciente de St. Jude, ella de 7 años de edad

Conozca a Kayla y Kevin

St. Jude no descansará hasta que ningún niño muera de cáncer. Es por eso que luchamos por niños como Kayla.

Únase a la Lucha

A sus 7 años, a Kayla le encanta sujetar la mano de su padre mientras caminan por los pasillos de St. Jude Children’s Research Hospital. Los dos comparten algo especial: Ambos son pacientes de St. Jude.

Cuando era adolescente, hace más de 25 años, Kevin obtuvo tratamiento en St. Jude por meduloblastoma, el mismo tipo de cáncer cerebral que padece Kayla ahora. Su tratamiento incluyó cirugía y radioterapia. La hermana menor de Kevin, Kara, también recibió tratamiento en St. Jude para el mismo padecimiento, pero tristemente perdió su batalla en 1992, cuando tenía 12 años.

Después de que Kevin terminara su tratamiento, sus viajes a St. Jude se volvieron menos frecuentes. Él se graduó del bachillerato asistió a la universidad  y se casó con su esposa Dinah. Tuvieron dos hijos,  Kevin y  Kayla.

Parecía que la vida les había llevado a miles de millas de St. Jude. Pero en junio del 2013, ocurrió lo impensable.

Kayla empezó a tener dolores de cabeza. “No eran dolores normales”, dijo Dinah. “Estaba inconsolable”.

Una resonancia magnética reveló una masa en el cerebro de Kayla. El médico envió a la familia inmediatamente a St. Jude.

“Habíamos hablado de las experiencias de Kevin en St. Jude”, dijo Dinah, “pero no pensamos que realmente serían una posibilidad para nuestros hijos”.

En St. Jude, los médicos confirmaron que el tumor de Kayla también era meduloblastoma. Por ello fue sometida a una cirugía para extirpar el tumor, seguida de radioterapia y quimioterapia.

Habíamos hablado de las experiencias de Kevin en St. Jude, pero no pensamos que realmente serían una posibilidad para nuestros hijos.

Dinah, esposa de Kevin y madre de Kayla

 

Ha sido difícil para Kevin observar como su bebita experimenta todo esto, pero él ha sido una presencia imprescindible para Kayla.

“Se comparan las cicatrices”, dice Dinah. “Comparten sus historias de batalla”.

La familia de Kayla se siente agradecida por los grandes pasos que ha tomado St. Jude en el tratamiento del cáncer a través de los años.  

“Desde que Kevin estuvo aquí como paciente, St. Jude entiende mucho más acerca del meduloblastoma. Saben que existen categorías de meduloblastoma. Saben cuál tratamiento es mejor para cada tipo particular. St. Jude es un hospital de investigación. Lo que aprendieron de Kevin y su hermana podría estar ayudando a como tratan a Kayla hoy en día”.

Kayla recientemente completó su tratamiento y ahora visita a St. Jude cada tres meses para hacer un chequeo.

Le encanta bailar, y terminó primer grado con honores.

Septiembre es el Mes de Concientización del Cáncer Infantil. No descansaremos hasta que ningún niño muera de cáncer.

Donar Ahora