Christian, a los 4 años de edad, tumor en el cerebro

Conozca a Christian

No hay duda de que a sus 4 años de edad, Christian ya tiene una clara inclinación por la música.

Ayude a Nuestras Familias
 

“Christian siempre quiere estar tocando la batería y bailar”, dice su mamá, Christina. Pero unas semanas antes de que Christian cumpliera 3 años, comenzó a tener ataques de vómito.

Una vez que los papás descartaron una infección estomacal, las preocupaciones se agravaron aún más cuando notaron que Christian usaba su mano izquierda para hacer cosas que normalmente hacía con la derecha.

 

Después de varias visitas al médico, Christian fue sometido a una tomografía computarizada, la cual reveló la existencia de un tumor en su cerebro. Inmediatamente le fue practicada a Christian una cirugía de emergencia en un hospital cercano a Nueva York, la ciudad en donde Christian nació. Con la cirugía, los doctores confirmaron que se trataba de un raro tumor en el cerebro de Christian, llamado tumor teratoideo/rabdoide atípico. 

St. Jude patient Christian on stage

St. Jude está haciendo todo lo posible para que Christian pueda seguir siendo niño, aun cuando enfrenta al cáncer.

Determinados a encontrar el mejor lugar para el tratamiento y cuidado de Christian, la familia recurrió a St. Jude Children’s Research Hospital, en donde el tratamiento de su pequeño ha consistido de terapia de protones y quimioterapia principalmente.

En St. Jude, las familias nunca reciben una factura por su tratamiento, transporte, hospedaje ni alimentación – porque la única preocupación de las familias debe ser ayudar a sus hijos a vivir.

 

St. Jude es increíble”, dice Francisco, papá de Christian. “Si estuviéramos en otro lugar, sabemos que estos serían momentos aún más estresantes. Aquí nos podemos enfocar en el cuidado de Christian sin tener que preocuparnos en nada más. Sé que hay hospitales muy buenos haciendo un trabajo increíble, pero no he escuchado de alguno que diga: a tu familia no se le va a cobrar".

Ayude a familias como la de Christian a enfocarse en lo más importante

En St. Jude, familias nunca reciben una factura por nada – para dedicarse completamente a ayudar a sus hijos a vivir.

Donar Ahora

 

Conozca a más pacientes