Carlos, paciente de St. Jude

Carlos, paciente de St. Jude, 4 años, tumor canceroso

 

Conozca a Carlos

Carlos siempre había sido un niño activo que disfrutaba de saltar, trepar y correr. Así que cuando dejó de hacer esas cosas, sus padres se preocuparon, y eventualmente se le diagnosticó neuroblastoma.

 
 

Luis, el papá de Carlos, frecuentemente tiene que estar lejos, ya que trabaja para la Fuerza Aérea. Así que cuando Luis estuvo en casa por dos semanas en el mes de mayo de 2018, el pequeño Carlos quería que su papá estuviera todo el tiempo con él. Carlitos por supuesto tenía papitis.

En cuanto a su estado de salud, Carlos sentía calambres en sus piernas. Pensando que estaba bajo en potasio, sus padres le daban plátanos para comer. Pero su situación no cambiaba. “Comenzó a tener el malestar todo el día y toda la noche”, dice su mamá, Nadia. “Ya no podía dormir, y no podía hacer ninguna actividad, así que lo llevamos al doctor”.

Carlos, paciente de St. Jude, con su padre

Carlos, paciente de St. Jude, con su padre

 

Carlos paró de caminar. “Él no es así”, comenta Nadia. “A él le gusta brincar en el trampolín. Él solito aprendió a hacer volteretas. Le gusta escalar. Todas esas cosas que le gusta hacer, ya no las quería hacer. Así que lo llevamos de regreso al doctor, en donde nos dijeron que los dolores eran más fuertes".

Ya que Carlos no habla mucho por el autismo, sus padres pidieron al doctor que fuera exhaustivo en las causas de los dolores. ¿Qué pasa si el pequeño está sufriendo dolor y no puede decirlo?

Foto familiar de Carlos, paciente de St. Jude
 
Foto familiar de Carlos, paciente de St. Jude, con su cubo Rubik
 
Carlos con su madre
 
Carlos con su padre
 
 

 

 Lo que siguió fueron más síntomas, más visitas al doctor, exámenes, hipótesis sobre las causas y más frustración. Así que Nadia lo llevó a la sala de emergencias. “Fue muy raro estar sentados en la sala de emergencias, con gente que se veía que necesitaba estar allí, y yo con mi niño que tiene fiebre y calambres en las piernas. Ellos nos miraban como '¿Está segura de que no lo quiere llevar al cuidado urgente?'. Y nosotros diciendo, 'No, queremos que sea tratado aquí'. Ellos le hicieron estudios de la sangre y como nueve doctores vinieron, y nunca es algo bueno cuando ves a tantos doctores”. Ellos dijeron que el peor caso era autoinmunidad y que a lo mejor era una infección viral.

Nadia volteó a su círculo personal compartiendo información o solicitándola. Llamó a su cuñada, quien trabaja en un hospital, y su amigo que es doctor. “Tenemos los resultados de los análisis de sangre y empecé a buscar en Google y a Luis, y pienso, ‘Creo que nuestro hijo tiene cáncer’. Y él estaba como, ‘Deja de buscar en Google. Google no es tu amigo cuando estás enfermo’”.

Carlos con su madre

Cuando los doctores regresaron, traían consigo todavía a más doctores. Había algunas manchas en los pulmones de Carlos. Sería admitido en cuidados intensivos y referido a St. Jude Children’s Research Hospital.

Miembros de la familia viajaron para ayudar con los otros pequeños, y Carlos llegó a St. Jude a finales de mayo. Ahora había una respuesta – una que despertaba miedo. Tenía neuroblastoma en fase 4, con tumores en sus pulmones y huesos. Pero los tratamientos desarrollados en St. Jude han ayudado a incrementar la tasa de supervivencia del cáncer infantil de 20 a 80 por ciento desde que el hospital abrió sus puertas. Su tratamiento ha incluido terapia con anticuerpos, quimioterapia, cirugía, trasplantes de células madre y radio terapia.

Ahora, Carlos también ha progresado en hacer contacto con los ojos y afecciones mientras se encuentra en St. Jude. Le agrada su doctora, porque le deja jugar con su estetoscopio. También le agrada su enfermera y hasta hace high-fives con su mano – algo que su padres nunca lo habían visto hacer antes. A Carlos le gustan las noches de lotería en St. Jude, dice Nadia. Además le gustan las luces, colores, música, los cubos de Rubik y separar cosas por colores y formas. Disfruta de organizar todo en la despensa de su mamá, por las travesuras que hace su hermano pequeño.

Ayude a familias como la de  Carlos a ayudar a sus hijos a vivir

Donar Mensualmente