Paciente de St. Jude Anderson, leucemia linfoblástica aguda

Conozca a Anderson

A Anderson le encanta jugar al fútbol con sus amigos en su natal Guatemala.

Anderson es un jugador de fútbol muy entusiasmado. Nada lo hace tan feliz como practicar con sus primos y amigos durante la semana.

Un día, Anderson empezó a sentir fuertes dolores en su brazo izquierdo. Su mamá decidió llevarlo a su hijo a su doctor en Guatemala, quien le inmovilizó el brazo por un par de semanas.  Varias pruebas médicas adicionales revelaron que Anderson estaba en la etapa preliminar de leucemia linfoblástica aguda – un cáncer en la sangre. 

“Me entró un miedo muy grande”, explica su mamá. Anderson tuvo que comenzar de inmediato un tratamiento de quimioterapia y pasar mucho tiempo lejos de casa.

Ha sido una bendición.

La madre de Anderson, hablando de llegar a St. Jude.

Luego de dos años, el tratamiento no fue suficiente para eliminar el cáncer. Cuando el cáncer regresó, sus doctores lo refirieron a St. Jude Children’s Research Hospital. La familia fue recibida con los brazos abiertos.

 

Cuando Anderson llegó a St. Jude, él comenzó un nuevo ciclo de quimioterapias, y afortunadamente, St. Jude contaba con la investigación médica y el equipo para ofrecerle un tratamiento más acertado.  

“Ha sido una bendición”, dice la madre de Anderson. Anderson ha respondido tan bien al tratamiento que ya no necesitará un trasplante de médula ósea.

A pesar de todo lo que atravesó Anderson y su familia, jamás tendrán que preocuparse por recibir una fractura de St. Jude por nada -- ni por su tratamiento, transporte, hospedaje o alimentación. Y gracias a nuestros generosos donantes, esta es una promesa que podemos mantener para todas nuestras familias.

Ayude a dar esperanza a niños como Anderson quienes luchan contra enfermedades terminales. Conviértase en donante mensual y únase a los Ángeles de Esperanza hoy mismo.

Donar Mensualmente