Kenneth, 4 años, cáncer de la sangre

Conozca a Kenneth

Kenneth es un pequeño que llegó a St. Jude para ser tratado contra un cáncer de la sangre. En St. Jude su familia nunca recibirá una factura por nada. 

Kenneth nunca pierde la oportunidad de jugar con sus tres hermanos. Él es un niño activo y alegre de tan solo cuatro años, quien siempre mantiene un ojo atento en su hermano menor, evitando que esté en cualquier tipo de peligro.

Pero en 2015, cuando Kenneth empezó a actuar diferente a lo habitual, su madre rápidamente sospechó que algo podría estar mal. “Empecé a notar que Kenneth estaba pálido y pronto después, sus manos y pies también estaban pálidos”, dijo la madre de Kenneth, Jasmin. “Lo llevamos a nuestro médico local y nos informaron que sus conteos sanguíneos estaban muy bajos”. 

 

En cuestión de horas, Kenneth y su familia iban en camino a St. Jude Children’s Research Hospital. En St. Jude, los médicos confirmaron que Kenneth padecía de leucemia linfoblástica aguda, la forma más común de cáncer infantil. “Sentí que la vida de mi hijo se derrumbaba frente a mis ojos”, recordó Jasmin.

Nuestros médicos pusieron a Kenneth en un plan de tratamiento que incluye dos años y medio de quimioterapia. Los tratamientos desarrollados en St. Jude han ayudado a incrementar la tasa de supervivencia del cáncer infantil de un 20% a más de un 80% desde su fundación hace más de 50 años. No descansaremos hasta que ningún niño muera de cáncer.

Sentí que la vida de mi hijo se derrumbaba frente a mis ojos

Mamá de Kenneth

La familia de Kenneth rápidamente encontró consuelo y esperanza en el hospital. “Los médicos nos dijeron que no estábamos solos”, dijo Jasmin. “Nos indicaron que íbamos a enfrentar esto como equipo”. Y mientras Kenneth se aproxima al fin de su tratamiento, su familia continuará enfocándose en lo más importante – su niño.

 

En St. Jude, las familias nunca reciben una factura por su tratamiento, transporte, hospedaje ni alimentación – porque la única preocupación de las familias debe ser ayudar a sus hijos a vivir. “St. Jude es increíble”, dijo Jasmin.

Y durante su estadía en St. Jude, Kenneth no ha dejado que el tratamiento lo detenga. A él le encanta aprovechar de cada oportunidad que tiene para jugar al aire libre y además continúa cuidando de sus hermanos.  

Ayúdenos a dar esperanza a niños como Kenneth, que luchan contra el cáncer. 

Donar Ahora

 

Conozca a más pacientes