St. Jude Global: Llevar St. Jude al mundo

Por Ginger Porter

Carlos Rodriguez-Galindo, MD

Carlos Rodriguez-Galindo, MD, vicepresidente ejecutivo de St. Jude y presidente de Medicina Pediátrica Mundial

En una audaz iniciativa, St. Jude se prepara para llevar su atención clínica e investigación al 80 % de los niños en todo el mundo que no tienen acceso a la atención de calidad para el cáncer.

El pequeño niño de ojos marrones es tímido y está serio mientras espera su turno para el tratamiento en una clínica de cáncer en El Salvador. Gracias a una asociación con St. Jude Children’s Research Hospital, tiene una gran posibilidad de sobrevivir a su enfermedad. Pero esa situación no es igual para decenas de miles de otros niños en países con ingresos bajos y medios en todo el mundo.

Este año, más del 80 % de los niños con cáncer en EE. UU se curarán. Esas son muy buenas noticias. Pero Carlos Rodriguez-Galindo, MD, vicepresidente ejecutivo de St. Jude y presidente de Medicina Pediátrica Mundial, ha fijado su meta en el horizonte, mucho más allá del campus del hospital.

“Nos va muy bien, pero solo llegamos a un pequeño porcentaje de niños con cáncer en el mundo,” dice. “Alrededor del 80 % de los niños con cáncer en todo el mundo no tienen acceso al nivel de atención de St. Jude. Y esa brecha solo va a aumentar mientras la cantidad de niños con cáncer siga creciendo en el mundo en desarrollo.

“Resolver el problema mundial de cáncer pediátrico” dice, “es la próxima frontera”. 

International child

Ampliando el alcance

St. Jude ha pasado más de cinco décadas perfeccionando su enfoque al tratamiento de cáncer pediátrico. La tecnología, las terapias de desarrollo, las cirugías, los enfoques multidisciplinarios, el apoyo psicológico al niño y los servicios a la familia se hacen a la medida para cada paciente. La atención clínica y la investigación del hospital ha sido compartida con hospitales en todo el mundo y los pacientes han venido a St. Jude de muchos países.

Pero ahora, la misión se expande, ya que St. Jude extiende su huella médica a los lugares más lejanos de la Tierra.

Según James R. Downing, MD, presidente y director ejecutivo de St. Jude, un componente importante del plan estratégico del hospital es aprovechar sus recursos, posición y conocimientos para acelerar los avances en todo el mundo.

 “Estamos en una posición que nos permite establecer colaboraciones mundiales, son grandes esfuerzos que otros no pueden hacer”, explica. “Queremos definir cómo tratar pacientes de cáncer en todo el mundo y capacitar médicos e investigadores en todo el mundo para qué hagan esto”.

Estamos en una posición que nos permite establecer colaboraciones mundiales, son grandes esfuerzos que otros no pueden hacer.

James R. Downing, MD, Presidente y director general de St. Jude

Primero los niños

En su trayectoria como oncólogo pediátrico, Rodriguez-Galindo siempre ha tenido una meta sencilla: “Quiero hacer llegar mi experiencia y conocimientos a todos los niños, sin importar dónde estén.

“¿Cómo podemos desarrollar tratamientos para hacer eso?”, dice. “Ese es el desafío más grande”.

Casi por dos décadas, el hospital ha aumentado gradualmente su presencia internacional, estableciendo 24 centros asociados en 17 países. El progreso ha sido extraordinario, pero miles de niños en países de todo el mundo siguen sin tener acceso a un diagnóstico y atención adecuados.

Sobre los éxitos existentes, la nueva iniciativa del hospital, St. Jude Global, abordará ese desafío. El personal de St. Jude desarrollará modelos para avanzar en la calidad de investigación y atención a los niños en todo el mundo. Se entrenará y alentará a los líderes locales y regionales en los países en desarrollo. St. Jude también brindará herramientas educativas para el crecimiento del programa y para la investigación, creando a la vez una infraestructura para sustentar ese crecimiento.

 “Yo espero que para el fin de la próxima década, habremos podido garantizar el acceso a la atención de calidad a todos los niños con cáncer en el mundo,” dice Rodriguez-Galindo. 

International family

Más allá del hermanamiento

Antes, los esfuerzos de alcance internacional del hospital dependían de un modelo llamado hermanamiento para desarrollar asociaciones con instituciones médicas en otros países. Este proceso empareja expertos de St. Jude con proveedores médicos locales y líderes comunitarios en otros países, compartiendo la experiencia y promoviendo la autosuficiencia.

“Este es un enfoque muy eficaz, pero necesitamos ir más allá”, dice Rodriguez-Galindo. Su objetivo es brindar resultados mensurables para verificar los progresos del programa y ser más estratégicos. Una manera de hacer eso será mediante el desarrollo de nuevos consorcios o redes regionales, que abarquen no solamente la capacitación y la construcción de capacidad regional, sino también métodos de investigación.

Hay muchas preguntas que mantienen a Rodriguez-Galindo despierto por la noche.

“¿El cáncer que vemos en el Medio Oriente o África o América Central es el mismo que vemos aquí?” se pregunta. “¿Las causas del cáncer son diferentes?” ¿Los antecedentes raciales o étnicos o los factores medioambientales determinan el tipo de cáncer que vemos? ¿Cómo podemos mejorar el acceso a la atención para todos los niños con cáncer y trastornos sanguíneos en el mundo de manera que se tenga en cuenta el entorno socioeconómico sin reducir nuestras metas? ¿Cómo podemos desarrollar modelos nuevos de atención y llevar la innovación junto a la cama? Y lo más importante, ¿cómo podemos hacer esto sin perder nuestro enfoque centrado en el paciente?”

Responder ese tipo de preguntas es el trabajo del nuevo Departamento de Medicina Pediátrica mundial.

“Necesitamos grupos de médicos o investigadores que puedan generar este tipo de respuestas y luego ayudar a construir programas y crear estrategias a nivel nacional y regional”, dice Rodriguez-Galindo.

Su objetivo es reclutar profesionales cuyos enfoques serán realizar investigaciones en salud mundial, y con la meta más importante que es mejorar el acceso a la atención y la calidad de atención de todos los niños con cáncer y trastornos sanguíneos.

Una verdadera alianza mundial

La Alianza de St. Jude Global consistirá de los siguientes consorcios creados por St. Jude en las últimas dos décadas y las asociaciones recientemente creadas:

La Asociación de Hemato-Oncología Pediátrica de Centro América (AHOPCA) brinda educación y capacitación y fomenta las colaboraciones para el cáncer pediátrico entre Guatemala, Honduras, El Salvador, Nicaragua, Costa Rica, República Dominicana y Panamá. La organización tiene regímenes de tratamiento estandarizados en todas las instituciones participantes, y hay miles de niños que reciben tratamiento en ensayos clínicos financiados por AHOPCA.

El Grupo de Oncología Pediátrica Oriental y del Mediterráneo (Pediatric Oncology East and Mediterranean Group, POEM) es una red de médicos, científicos y profesionales de la salud de más de 50 centros de cáncer para niños en todo el Medio Oriente, África del Norte y Asia del Sur. La red incluye los sitios asociados a St. Jude en Arabia Saudita, Armenia, Baréin, Egipto, Emiratos Árabes Unidos, India, Iraq, Irán, Jordania, Kuwait, Líbano, Libia, Marruecos, Omán, Pakistán, Palestina, Siria, Túnez, Turquía y Yemen.

El Grupo de Estudio Nacional sobre LLA infantil (National Childhood ALL Study Group) en China ha sido creado para asegurar que los niños chinos con leucemia linfoblástica aguda (LLA) reciban el mejor tratamiento posible. Desde 2005, St. Jude ha colaborado con médicos en el Hospital de niños de Pekín y en el Centro médico para Niños de Shanghái. Esos esfuerzos llevaron a establecer el Grupo de Estudio Nacional sobre LLA Infantil en 2014. A través de esa iniciativa, 20 instituciones médicas en China tratarán de 1200 a 1500 niños con LLA por año.

El Consorcio Latinoamericano de Enfermedades Hematooncológicas Pediátricas (CLEHOP) surgió como resultado del éxito del programa de AHOPCA para el tratamiento de niños con enfermedad de Hodgkin. Los excelentes resultados desencadenaron el interés de extender este trabajo a otras partes de América Latina. CLEHOP integra grupos de colaboración de Argentina, Perú, Ecuador, México, Venezuela y Brasil para expandirse más allá del tratamiento de la enfermedad de Hodgkin y se ha convertido en un verdadero grupo de cooperación en América Latina.

El consorcio de Prevencionistas e Infectólogos para Cáncer Infantil en América Latina (PRINCIPAL) integra expertos en enfermedades infecciosas que apoyan los programas de cáncer pediátrico en América Latina. El consorcio incluye expertos de México, Honduras, Nicaragua, El Salvador, Ecuador, Bolivia, Paraguay y Argentina.

Se crearán nuevos consorcios en el futuro cercano. Por ejemplo, los planes son trabajar para crear y fortalecer grupos similares a AHOPCA en el Sureste de Asia y en América del Sur. Estos consorcios integrarán estrategias regionales para la generación de capacidad, programas de capacitación e investigación para mejorar la atención y aumentar los índices de cura en niños con cáncer y trastornos sanguíneos.

 

Si alguien tiene la capacidad, la visión, la misión y el sueño de llegar a cada niño del mundo, ese es St. Jude.

Carlos Rodriguez-Galindo, MD, Vicepresidente ejecutivo de St. Jude y presidente de Medicina Pediátrica Mundial

Sin dejar de explorar ningún rincón

Los objetivos del hospital son ambiciosos y audaces, pero Rodriguez-Galindo cree que se pueden lograr.

“Estamos dando prioridad al enfoque mundial hacia el cáncer infantil, llevando a St. Jude a todo el mundo”, dice. “Pero al final, nuestros resultados serán sobre los pacientes. Hacemos lo que hacemos por los niños; ellos son quienes nos inspiran”.

“Si alguien tiene la capacidad, la visión, la misión y el sueño de llegar a cada niño del mundo, ese es St. Jude”.