Voluntarios de Helping Hands de St. Jude se divierten y les dan un descanso a los padres

Por Randa Rosenblum, St. Jude Progress

La voluntaria de St. Jude Brittany Smith ayuda a la familia de un paciente con el almuerzo en Kay Kafe.

La voluntaria de St. Jude Brittany Smith ayuda a la familia de un paciente con el almuerzo en Kay Kafe.

Para la mayoría de los niños, las noches de los viernes consisten en hacer fiestas de pijamas, trasnochar y celebrar el fin de la semana. Pero lo niños que están en las unidades de internación en St. Jude Children’s Research Hospital no tienen una noche de viernes “normal”. Y aquí es donde entro yo —y todos los voluntarios de Helping Hands de St. Jude.

Realmente no hay nada típico en mi ronda como voluntaria de Helping Hands. Este programa de atención paliativa les permite a los padres tomarse un descanso corto, por ejemplo, para tomar una ducha, hacer un mandado o hablar con un médico. Mientras hacen estas cosas, puedo jugar con un niño en la habitación de un hospital, reunir a un grupo de niños para una competencia de baile o participar en una partida de Monopoly con un grupo de adolescentes.

Ayudo a darles a estos niños, y algunas veces a sus padres, una noche de viernes un tanto “normal”.

Trato de hacer que cada ronda sea muy especial para los pacientes y los hermanos. No hay dos viernes iguales. Una noche puedo jugar con Barbies y pintar uñas, y la siguiente realizar un recorrido a los estanques de peces o contemplar las estrellas.

Una noche, con un paciente particularmente creativo comenzamos una fiesta de pintura cerca del tocadiscos. En poco tiempo, se sumaron más de 30 pacientes y familiares. Cuando la gente salía del ascensor, se unían a la fiesta. Fuimos a las salas de internación para ver quién más quería participar. Hasta una familia de la unidad de cuidados intensivos (intensive care unit, ICU) bajó a tomar un descanso. Toda la pared de vidrio del vestíbulo del segundo piso estaba cubierta de pinturas de pacientes y familiares. Estuvieron allí un par de semanas.

Trabajar como voluntario de Helping Hands de St. Jude es sumamente gratificante. Los pacientes y sus familias me enseñan lo que es la gentileza, la esperanza y la alegría. Me recuerdan lo que es realmente importante en la vida: estar juntos; ofrecer una sonrisa, un hombro y un oído. El coraje que tienen es extraordinario. Su tenacidad es inigualable. Su capacidad para reírse y disfrutar la vida es asombrosa.

Espero que la diversión y el apoyo que he podido darles a algunos de los pacientes los haya ayudado de alguna manera, por más pequeña que sea. Tengo intenciones de trabajar como voluntaria en St. Jude mientras pueda hacerlo física y mentalmente.

Hay muchas oportunidades de trabajar como voluntario, ya sea durante la semana o el fin de semana. Ya sea que desee ofrecerse como voluntario en forma individual o grupal, los Servicios de voluntarios de St. Jude tienen actividades para todos los gustos. Aunque St. Jude Children's Research Hospital se encuentra en Memphis, Tennessee, también hay oportunidades de voluntariado fuera del área de Memphis.