Enrique, quien ahora trabaja recaudando fondos para St. Jude, con su hija Arianna

Una labor de amor

St. Jude sigue siendo una parte importante de la vida de Enrique desde que su hija, Arianna, falleció de su cáncer. “Es importante que continuemos apoyando a lugares como St. Jude porque el cáncer infantil no es tan raro como parece ser”, dijo Enrique. 

Para Enrique, ir a trabajar cada día es más que un simple empleo. Es una oportunidad para ayudar al hospital que trabajó incansablemente para ayudar a su hija después de que ella fuera diagnosticada con cáncer.

Todo comenzó en 2009, cuando Enrique estaba en la Armada de los Estados Unidos pero estacionado en Japón con su esposa, Leticia, y sus dos hijas, Alivia y Arianna. Poco después de cumplir los tres años, Arianna fue diagnosticada con un tumor canceroso poco común llamado tumor rabdoide teratoide atípico (AT/RT).

La familia viajó a Texas, en donde Arianna se sometió a una cirugía, pero le dijeron que tenía muy pocas posibilidades de sobrevivir. Devastados, Enrique y Leticia comenzaron a buscar opciones de tratamiento. Fue en ese instante que recurrieron a St. Jude Children’s Research Hospital, en donde Arianna se sometió a una segunda cirugía y recibió 31 tratamientos de radiación y cuatro rondas de quimioterapia. 

 

Arianna tenía 3 años cuando fue diagnosticada con un tumor canceroso.

Los tratamientos desarrollados en St. Jude han ayudado a incrementar la tasa de supervivencia del cáncer infantil de un 20% a más de un 80% desde su fundación hace más de 50 años. No descansaremos hasta que ningún niño muera de cáncer.

Arianna respondió bien al tratamiento y estuvo libre de cáncer por 15 meses. Pero en Julio de 2011, su cáncer regresó. Los médicos en St. Jude no se rindieron y Arianna comenzó un tratamiento experimental.

Lamentablemente, el cáncer de Arianna continúo avanzando y ella falleció en 2013, semanas antes de cumplir ocho años. 

 

Arianna en St. Jude en 2013.

“Quería venir a trabajar acá y retribuir todo lo que hicieron por ayudar a mi hija”. 

Enrique, quien ahora trabaja para ALSAC, la organización de recaudación de fondos para St. Jude.

Hoy en día, St. Jude sigue siendo una parte importante de la vida de Enrique. Luego de retirarse de la armada, Enrique empezó a trabajar en ALSAC, la organización de concientización y recaudación de fondos de St. Jude. Ahí, él puede desempeñar un trabajo significativo que le recuerda a Arianna. “Quería venir a trabajar acá y retribuir todo lo que hicieron por ayudar a mi hija”, dijo Enrique. 

Además, la familia, que ahora incluye al pequeño Henry de dieciocho meses como nuevo integrante, continúa apoyando al hospital durante el año, recaudando fondos para eventos como  el St. Jude Memphis Marathon Weekend. 

“Es importante que continuemos apoyando a lugares como St. Jude porque el cáncer infantil no es tan raro como parece ser”, dijo Enrique. “Por la trayectoria de mi vida, siento que éste es el lugar donde debo estar”.

 

Ayude a nuestras familias a enfocarse en sus hijos, no en sus facturas médicas.

Su donación mensual significa que las familias nunca reciben una factura de St. Jude por su tratamiento, transporte, hospedaje ni alimentación – porque la una preocupación de las familias debería ser ayudar a sus hijos a vivir. 

Donar Mensualmente