Sabrina Soto responde a la pregunta “¿Qué es lo que realmente importa?”

Su enfoque en la familia hace que St. Jude sea aun más especial.

Por Sabrina Soto; Fotografía de Justin Veneman

Sabrina Soto se une a las pacientes de St. Jude (de izquierda a derecha) Sydney Mitchell y Rachel Needham

Sabrina Soto se une a las pacientes de St. Jude (de izquierda a derecha) Sydney Mitchell y Rachel Needham en el evento de arte y manualidades en Target House.

No hay nada en este mundo que ame más que a mi bebé Olivia. Poco después de su nacimiento hace aproximadamente un año, descubrimos que tenía un problema médico y el médico nos dijo que necesitaba una ecografía. Cuando entré al hospital de niños de Los Ángeles, estaba muy preocupada.

Cuando estaba entrando al edificio, había otros padres que también estaban entrando. “Podría salir de aquí con muy malas noticias”, pensé.

Afortunadamente, nos dieron un buen informe ese día. Pero no todos los padres tienen esa experiencia. Esa es la razón por la que St. Jude Children’s Research Hospital es tan importante.

Hace varios años, mi madre y yo estábamos muy entusiasmadas por organizar una actividad del Día de la Madre en Target House, una de las instalaciones de alojamiento del hospital. Nos divertimos haciendo manualidades con los niños mientras sus madres recibían tratamientos de belleza.

Durante esa visita, fui testigo directo de cómo el hospital ayuda a las familias. Me recordó de cuando, hace muchos años, mi abuela tuvo un accidente cerebrovascular. En lugar de estar a su lado, todos estaban preocupados por los detalles. Había que ocuparse de su seguro. ¿Dónde se iba a quedar? ¿Quién iba a cuidar de ella? Eso era en lo último que mi familia quería pensar. No queríamos preocuparnos por los trámites. Nos queríamos concentrar en nuestro tiempo con ella.

Siempre digo: “Da lo que puedas”.

Conozco gente que gasta $5 todos los días en una taza de café.

 

St. Jude quita gran parte de esas preocupaciones. Tener un hijo enfermo ya es lo suficientemente estresante sin tener que resolver cómo pagarás las cuentas médicas; y el viaje, el alojamiento y la comida. St. Jude le permite a las familias enfocarse en lo que es más importante: sus hijos.

Acepta donaciones privadas para que funcione el hospital y no puedo imaginar una mejor causa que la de St. Jude.

Siempre digo: “Da lo que puedas”. Conozco gente que gasta $5 todos los días en una taza de café. Incluso si solamente puedes dar $5, aun así marcarías la diferencia.  Pero si visitaras el hospital y vieras el cambio que St. Jude logra para los niños y sus padres, darías todo.

Sabrina Soto, personalidad de la televisión y experta en estilos de vida, es una diseñadora, asesora, cazadora de ofertas y, sobre todo, madre.