Intérprete médico da vida a las palabras para las familias de St. Jude

Guillermo Umbría habla inglés, español y catalán

Guillermo Umbría habla inglés, español y catalán

Un lapso de unas pocas horas puede llegar a ser una montaña rusa de emociones para los médicos y el personal de apoyo de St. Jude Children’s Research Hospital, incluido el equipo para el cual trabajo —Servicio de Intérpretes.

Como intérprete médico de español, catalán e inglés, un minuto puedo estar cantando el “Feliz Cumpleaños” en la habitación de un paciente, y al minuto siguiente paso a otra habitación en la que debo transmitirle a una familia que el cáncer de su hijo ha regresado.

Nací en Badalona, España —en las afueras de Barcelona— y crecí hablando catalán, un idioma hablado por casi 10 millones de personas en algunas partes de España y el sur de Francia. El catalán comparte el mismo origen del Latín, como el francés, italiano, español y portugués. Solo he usado el catalán una vez en todo el tiempo que llevo trabajando en St. Jude.

Dio la casualidad de que un paciente y su familia eran de un barrio muy cercano a donde yo me crie. Comencé a hablarles en catalán y quedaron gratamente sorprendidos.

Muchos pacientes y familias de St. Jude hablan español, así que comienzo a trabajar desde muy temprano, visitando las clínicas para ver qué pacientes necesitan intérpretes. Hay días en los que estamos muy ocupados yendo y viniendo de un proveedor de salud a otro en todas las áreas del hospital donde necesiten nuestros servicios.

Nuestro equipo asiste a pacientes y cuidadores que no hablan inglés y también a proveedores que no están certificados como profesionales bilingües ni como intérpretes.

Siempre trabajamos junto a las familias, y pasamos mucho tiempo con ellas. Es muy agradable conocer y trabajar con familias a un nivel tan cercano.

Cuando interpreto, lo hago por segmentos para asegurarme de que cuando me comunico con las familias y los miembros del personal mis palabras sean claras y precisas.

Hay conversaciones en las que paso rápidamente de un idioma a otro. Ser bilingüe no necesariamente es suficiente para ser un intérprete. Mis padres son del sur de España y hablan español, pero crecí en un sistema escolar en el que usábamos tanto el español como el catalán, y esto me ha ayudado en mi carrera de intérprete cuando tengo que pasar del inglés al español.

Vine a vivir a los Estados Unidos en el año 2003 con mi esposa, Amanda. Ella nació en Memphis y estaba viviendo en Barcelona cuando nos conocimos. Tomé clases de inglés en la Universidad de Memphis para mejorar mi inglés. En España, trabajé como fotógrafo durante 16 años, así que practiqué mi inglés oral trabajando en un laboratorio fotográfico en Memphis.

Mi esposa, que es empleada de St. Jude, me alentó a trabajar como intérprete médico voluntario en el año 2004. Con la ayuda de St. Jude, obtuve mi certificación de intérprete y me contrataron oficialmente en el año 2006 como uno de los primeros intérpretes médicos del hospital de tiempo completo.

Estoy orgulloso de formar parte de St. Jude. Me gusta trabajar con las familias, valoran el tiempo que pasamos con ellas; y es estupendo trabajar en un ambiente super profesional y con empleados de todas partes del mundo. 

Guillermo Umbría es un intérprete médico de la división de Servicios de Intérpretes de St. Jude.

 

Más historias inspiradoras

Empleos

  

En St. Jude, tu trabajo hace la diferencia. Ofrecemos posiciones en diversas áreas de investigación y tratamiento, además de marketing, recaudación de fondos y más.   

Trabajos en Nuestro Hospital