Edredones de amor

Edredones de amor

Nada es más acogedor que cuando te acurrucas en tu propia cobija. Un programa que es único de Target, brinda a los pacientes de St. Jude la oportunidad de poder disfrutar de ese confort –incluso cuando ellos se encuentran lejos de casa.

Esto es porque cada paciente de St. Jude que llega a la St. Jude Target House para sus tratamientos, recibe un edredón hecho a mano, que forma parte del paquete de bienvenida.

Todo esto inició en 1999, cuando a Kim Gannaway, en ese entonces empleada de Target, le fue encomendado un reto durante una sesión de liderazgo para desarrollar un proyecto que requería  obtener ayuda de otros. “He sido costurera desde que estaba en la universidad y trabajaba para Target (en el Corporativo) en ese momento, así que sabía acerca de Target House y decidí combinar mis dos pasiones” dijo Gannaway, quien se retiró en Target.

El proyecto Target Caring Quilts (Edredones de Cuidado de Target) cumplió su XV aniversario este año, así como lo hizo St. Jude Target House – un hogar lejos de casa para familias que deben permanecer en St. Jude por tratamientos de tres meses o más– . Esta residencia ofrece 98 apartamentos y fue construida con $28 millones; mismos que fueron recolectados por Target, celebridades  amigas de la compañía y proveedores.

Desde 1996, Target ha apoyado a St. Jude con $60 millones y contando; en áreas como medios de comunicación, recolección de donativos y apoyo como socio proveedor.

Target Caring Quilts es apoyado por el programa de Relaciones Comunitarias de Target y ahora proporciona materiales de costura en dos edificios de las oficinas corporativas de Target, en donde voluntarios pueden destinar su hora de almuerzo a cortar, colocar y coser piezas.

Juel Bagaason y Donna Paulus, empleados de Target,  son los voluntarios encargados de coordinar el programa. Ellos estiman que Target envía alrededor de 150 edredones a la St. Jude Target House anualmente.

Alrededor de 100 empleados de Target están involucrados en el proyecto, además de varios grupos que se rotan para apoyar el programa, dijo Gannaway. Un grupo se reúne semanalmente y otro grupo de empleados actuales y ex empleados se reúne mensualmente.

El evento anual Caring Quilt Day –piezas cosidas en forma de panal de abeja para los edredones de St. Jude– continúa en la iglesia de Gannaway en Apple Valley, Minnesota, según nos cuenta ella.

Cada edredón requiere alrededor de 30 horas de trabajo. Pero Paulus y Bagaason concuerdan en que esta es una forma especial de tener a la gente unida. De hecho, los coordinadores no se hubieran conocido sin el programa de edredones.

“Vas a conocer gente en Target que tiene intereses similares y que busca formas de hacer la diferencia. Conoces a gente formidable que de otra manera no hubieras llegado a conocer”, dice Bagaason.

Antes de que se retirara, Gannaway visitó St. Jude en tres ocasiones e inclusive entregó edredones en la St. Jude Target House. “Hasta el día de hoy, aun pienso en ello, y es lo que me mantiene haciendo edredones”, dijo ella. “Solo para ver cuánto disfrutan los niños el poder acurrucarse en un edredón de los que hacemos”.

Dona Ahora